La importancia de parar (y reorganizarse de nuevo)
5 octubre, 2017 |

Cada día estoy más convencida de ello: de vez en cuando viene bien parar. Al menos, bajar un poquito nuestra actividad, en la medida de lo posible, para coger un mayor impulso. Hacer un pequeño alto en el camino para reorganizar nuestros pensamientos, los objetivos y las rutinas, poner en orden las listas de tareas pendientes.

Y todo esto te lo cuento, ¡porque yo misma lo estoy viviendo! Ya sabes que soy una pequeña gran friki de la organización, así que me encanta explicarte en primera persona cómo he hecho esta «reorganización» y porque me parece tan interesante.

1 // ¿CUÁNDO HACERLA?

La semana pasada te hablé de la revisión trimestral, junto a los puntos que estaba aprovechando a repasar a fondo. Ya había hecho anteriormente más revisiones de este tipo, pero esta vez necesitaba un análisis mucho más profundo. Casi casi, creo que me he adelantado incluso a la revisión anual. :)

Ahí es donde te das cuenta que tienes que parar, cuando sientas, como me estaba pasando a mí:

  • No tenía los objetivos del todo claros, sentía una cierta incoherencia con lo que busco.
  • Tenía muchas tareas pendientes que releía una semana tras otra pero que no avanzaban.
  • Me frustraba al ver que no me estaba centrando en lo realmente importante.
  • Estaba cayendo en cierta manera en la monotonía y había perdido un poco la ilusión.
  • Me estaban empezando a “estresar” asuntos que antes no lo hacían.
  • Tenía una cierta sensación de desorden, en mis tareas y herramientas.

Mi cuerpo, mi mente, me estaban pidiendo sentarme conmigo misma y poner en orden todo lo que las tareas del día a día no me estaban dejando ver.

2 // ¿Y CÓMO HACER ESTE ALTO EN EL CAMINO?

Efectivamente, my friend, este punto no es fácil. ¿Quién puede parar totalmente su vida varios días o incluso una semana para reorganizarse a fondo? Es complicado. Para mí lo ha sido, y eso que tengo un trabajo con una cierta flexibilidad, pero siempre tienes que hacer ciertas tareas. Por eso creo firmemente en parar, pero siempre avanzando un poquito aunque sea a bajo ritmo. ;)

Te dejo algunas ideas:

  • Si eres autónoma, podrías reducir un poco tu jornada laboral. Aquí es muy importante que lo primero apuntes en un papel las prioridades que tienes que hacer sí o sí y planificarlas en la agenda. El resto de horas las podrás dedicar solo a este “reset”.
  • Si trabajas por cuenta ajena, puedes aprovechar después del trabajo para ir avanzando con calma en esta tarea o incluso un fin de semana, o si puedes, cogerte unos días libres. A veces parar es la solución para que los siguientes meses vayan enfocados y te sientas más feliz.
  • Lo importante es que no te sientas mal contigo misma porque esos días no avances en otros temas todo lo que quisieras. Piensa que es una inversión en ti, coger carrerilla para el siguiente reto.

3 // ¿QUÉ TE PUEDE VENIR BIEN REVISAR?

En estos días de “reinicio” o de cargar las pilas de nuevo, no solo me he centrado en la revisión trimestral, sino que he querido ir un poco más allá. He necesitado sacudir todo de nuevo, desde esa necesidad de volver a hacerme ciertos porqués hasta poner todos los asuntos, uno por uno, encima de la mesa.

Me ha encantado la reflexión que hizo ayer Oye Deb en su nueva serie «La peor Emprendedora del mundo», en cierta manera relacionada con esta propuesta que te hago. Expongo, tal cual, un trocito de este artículo de Oye Deb:

“Los peores errores en un negocio personal suceden cuando la que está al mando no está conectada con lo que hace y toma decisiones que alejan a la empresa de ella misma, de su propia evolución y de las razones por las que la creó en primer lugar. Pequeños botones que se van desabrochando sin darnos cuenta, uno tras otro, hasta que nos encontramos frente a un espejo, sorprendidas y desnudas, muertas de frío. ¿En qué momento lo perdí todo? Encontrarme así de ofuscada es una situación cíclica y común, que necesita de revisión constante, cada vez, ad infinitum.”

Y creo que ahí dio en la clave, necesitamos una revisión constante. Porque cambiamos, aprendemos, avanzamos y nuestro negocio (o puesto de trabajo) evoluciona con nosotras.

Si optas por una de estas revisiones profundas, creo que es importante que no te dejes nada a la hora de reorganizar tu vida en general:

  • Revisa lo más profundo de ti, entiende qué te ha hecho parar, con qué no te estás sintiendo cómoda.
  • Analiza tus sentimientos y miedos, escribe para poner soluciones a lo que no funciona.
  • Rehaz estrategias, planes de “ataque”, el camino por el que ir.
  • Establece de nuevo tus prioridades y crea horarios acordes a ellas. Que tus días reflejen lo que es para ti realmente importante.
  • Elimina, cambia de orden, automatiza, mejora todos tus procesos. Evita que las rutinas hagan que sigas haciendo todo igual.
  • Ordena, elimina, simplifica o reclasifica todas las tareas y proyectos que tienes entre manos.
  • Planifica a nivel personal lo que realmente te apetece, sean viajes, orden en casa, un hobby o cualquier proyecto que te haga ilusión y quieras dedicarle tiempo.
  • Aprovecha para hacer algún curso que te motive, eso siempre funciona.

Y ahora cuéntame mi avellanita, ¿sientes que necesitas un pequeño alto en el camino? ^^

Imágenes: Haute Stock

REGALO

¿Has descargado ya tus imprimibles del trimestre? :)

14 Comentarios

  1. Buenos días,
    A veces creo que estamos conectadas, o que existe una especie de red telepática entre nosotras. Justo acababa de sentarme en el escritorio para reorganizarme porque sentía que me estaba perdiendo, liando, estresando con todos los proyectos que tengo entre manos y los que quería continuar después del paréntesis de las vacaciones y entra tu correo. Maravilloso, siempre me ayuda y me da energía leerte. Gracias por todo,

    Responder
    • Hola Sandra,

      ¡Anda mira! Pues no te lo descarto eh… Me alegra mucho que justo te venga tan bien el contenido :)
      Desde aquí te mando un montón de energía, ya verás como el parón te aclara todo. Yo estoy encantada.
      Un abrazo fuerte y, ¡gracias a ti por comentar por aquí!

      Responder
  2. Ánimo Sara y espero de corazón que realmente te resulte fructífero este alto en el camino ¡ un abrazo¡

    Responder
    • Hola Encarna, ¡muchísimas gracias!
      Ya he avanzado un montón en estos días y estoy encantada. Estoy como en «paz» :)
      Un abrazo fuerte.

      Responder
  3. Que rebonitos son tus artículos! Gracias y más gracias por estos truquis avellaneros! Hace tiempo tengo esta misma sensación…trabajo, universidad, nuevo piso…todo cosas que me hacían mucha ilusión en un principio pero ahora me saturan! SI, necesito parar y mirar en mi que quiero realmente, a veces hago y hago y me olvido de sentirlo! Quiero volver a sonreír e ir a por ello, pero desde mi paz interior no cómo una loca desbocada!!
    Un gran abrazo y mucha luz!

    Responder
    • ¡Hola Merixell!
      Mil gracias por tus bonitas palabras y por comentar. :)
      Es que a veces son tantas cosas las que tenemos entre manos que viene genial pararse un poquito y replanificar. Además, coges como un nuevo impulso, nuevas ilusiones.
      Y totalmente de acuerdo, lo bonito es ser feliz por el camino y no sentir ese «estrés» continuo del día a día. :)
      Un abrazo bien fuerte.

      Responder
  4. Hola Sara, acabo de encontrar tu página y estoy alucinando de emoción. Soy venezolana viviendo en Miami, tengo 36 años soy comunicadora organizacional y tuve que empezar de nuevo, tengo mil sueños y proyectos en mi cabeza y leerte me ha dado nuevos aires para seguir, ¡un gran abrazo y cuentas con una nueva seguidora!

    Responder
    • Hola Joan,

      ¡Mil gracias por comentar! Y por tus bonitas palabras :)
      Me alegra muchísimo que te esté sirviendo y te mando toda la motivación del mundo para tus nuevos proyectos.
      Un abrazo.

      Responder
  5. Hola!!! Es la primera vez que comento y llegaste como caída del cielo, justamente estoy pensando en cómo darme un reset. Lo necesito urgente! Acabo de cumplir 26 años y quise empezar diferente ese mismo día, pero por varios -poco agradables- acontecimientos no pude. Como creo que nunca es tarde para empezar de nuevo me estoy dando momentos durante el día para planear y ponerme manos a la obra con mi reinicio.
    Gracias por este post tan bonito y empático. Besos.

    Responder
    • Hola Olivia,
      ¡Mil gracias por comentar! :-D
      Me alegra mucho que te haya gustado mi artículo, ¡te mando mucha paciencia y energía para ese reset!
      Un abrazo fuerte,

      Responder
  6. No se si sea la época, pero dan ganas de verdad de dejar todo en pausa y ver que es lo que realmente se está haciendo en la vida. Una se cuestiona si realmente se ordena el día a día conforme a lo que nos llena, eso que nos hace sentirnos a gusto consigo misma o sólo se sigue la corriente de las circunstancias. Saludo desde México, otra loca de la papelería. Besos y abrazos.

    Responder
    • Hola Marlene, ¡gracias por comentar! :-D
      A mí me pasa de vez en cuando esa necesidad de parar un momento, ver por dónde voy y coger un nuevo impulso :)
      Y efectivamente has dado en la clave, ¿de qué estamos llenando nuestros días?
      ¡Un abrazo!

      Responder
  7. Gracias por tus artículos tan directos y vivos. Me han ayudado mucho a conectarme conmigo misma. Abrazos

    Responder
    • Hola Lind,
      ¡Muchas gracias por comentar!
      Me alegra un montón que te haya servido,
      Un abrazo fuerte,

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.