Vísteme despacio, que tengo prisa

Vísteme despacio, que tengo prisa

Esta frase llamó poderosamente mi atención. La leí por primera vez en el libro de Andrea Amoretti, Empieza por los zapatos, y resulta que es una frase muy popular, que incluso se relaciona con personajes como Napoleón o Fernando VII. Sea verdad o no, me parece una...