El día que acepté mis etapas
25 julio, 2017 |

No es un mensaje nuevo, ni es la primera vez que lo leo, ni siquiera yo misma es la primera vez que lo siento. La sensación de desesperación se repite en muchas lectoras y clientas con las que he podido charlar: no llego a todo.

Puede que trabajes fuera de casa y las tareas del hogar se acumulen, o puede que trabajes en casa como emprendedora y no sientas que lo estés dando todo en el trabajo. O quizás tus pequeños te ocupan la mayor parte del tiempo y el resto de áreas sientes que no están bien atendidas.

¿Lo ideal? Claro, el equilibrio perfecto. En el que crees que repartes tu tiempo perfectamente entre niños, familia, trabajo, pareja, tú misma… Todos tus roles en su justa medida, geniales. Y sí, puede pasar, podrías tener etapas en las que sientas esa sensación, pero NO siempre. Y no, el objetivo no es ser ninguna superwoman, ni falta que hace.

Cuando digo no siempre, me refiero a que muchas veces podemos sentir un cierto desequilibrio, ¿y sabes una cosa? No pasa nada de nada. Y es que pequeña avellana, ¿estás realmente asumiendo la etapa que estás pasando?

Si llega un bebé a tu vida, por ejemplo, puede que la prioridad pase a él directamente, haciendo que le dediques al resto de áreas menos horas. Pero es normal, es bueno incluso para esa etapa, simplemente tienes que asumirlo, adaptarte y dejarte llevar, es natural.

¿Qué habrá que estar algunos meses o años así? ¿Qué habrá vivir con algo más de desorden? ¡No pasa nada! ¿Qué dejas de darlo todo en tu profesión durante una temporada? ¡Ya llegarán otras etapas más motivadoras! ¿Qué ahora necesitas centrarte en tu salud? ¡A mimarte como nunca para encontrarte mejor! ¿Qué quieres sacar adelante este proyecto? ¡Pues a echar horas con toda la energía!

Y  no me refiero a que te olvides de todo y te centres solo en un área de tu vida, eso tampoco es bueno, pero intenta equilibrar y dar la importancia que se merecen algunos roles en cada momento. Quizás simplemente se base en asumir que habrá etapas en las que estarás con más energía en el trabajo, años a los que dedicarás más horas a la familia o meses en los que tú serás la protagonista a quién mimar y cuidar.

Te animo a que reflexiones un poquito sobre este tema, si la causa de tu sensación de caos podría deberse a ello, por no asumir del todo las etapas como algo natural. Piensa cuál es tu prioridad ahora mismo y si realmente pasaría algo porque bajaras un poco el ritmo en el resto de áreas de tu vida. Adaptarte con más naturalidad a lo que te pide el cuerpo, a tus ritmos, a las circunstancias que van llegando.

Puede que hoy sea el día de quitarte un pequeño peso de encima. ;)

Imagen: Haute Stock

REGALO

¿Has descargado ya tus imprimibles del trimestre? :)

12 Comentarios

  1. Yo estoy en este proceso, en que no llego a todo, pero me cuesta un montón priorizar o dejar algunas cosas de lado. Me encantaría que escribieras un poco más sobre este tema, es muy interesante. Gracias por tu reflexión y por hacernos pensar. Un abrazo.

    Responder
    • Hola Nuria, mil gracias por comentar. Es normal, creo que es lo que nos más cuesta en general a todas, llegar a todo sin sentirnos mal por dejar de hacer otras cosas. Creo que al final es un proceso de convencerse, de aceptarlo… Voy a preparar más posts sobre ello. :)
      Un abrazo fuerte.

      Responder
  2. Tienes razón con tu reflexión. Hay días que pareces que tienes todo bajo control y días en los que no sabes ni por donde empezar. A veces es mejor respirar e intentar asumir que no somos máquinas de hacer tareas, jeje.
    Un abrazo.

    Responder
    • Hola Cristina,
      ¡Mil gracias por comentar! Me alegra un montón verte por aquí de nuevo ;)
      Totalmente, a veces hay que mandar a «tomar viento» a las listas de tareas y simplemente dejarse llevar. Será ese equilibrio mágico entre la improvisación y la organización, ¡tan difícil a veces de llegar a él!

      Responder
  3. A veces necesitamos dejarlo todo y escapar, a pensar o reflexionar, y en un ambiente relajado, intentar priorizar o tomar decisiones, sin estreés ni presiones.
    Mi ejemplo, hoy mismo estoy a 40 km. de mi casa, en la playa, libreta en mano, intentando organizar mi agenda del mes de agosto, con tan sólo 10 días de vacaciones a finales, que ya vendrán.

    Responder
    • Hola Ana, mil gracias por comentar.
      Totalmente, a mi las vacaciones me sirven muchísimo para detectar las prioridades, para pensar y hacer todo con más tranquilidad.
      Si no tienes presiones o momentos de urgencia, es mucho más fácil elegir la tarea que realmente tienes que hacer :)
      Un abrazo, ¡y disfruta de las vacas!

      Responder
  4. No sabes lo bien que me viene este artículo. Siento que he perdido totalmente el foco y ando a ciegas en todo. El negocio no avanza, los niños me absorven, la casa se me viene encima, a mi marido no le hago caso y yo…. No existo. Un sinfín de cosas.
    Muchas gracias por tus escritos, hay que parar un poco y priorizar.

    Responder
    • Hola Azahara,
      Muchas gracias por comentar :) Me alegra tanto que te haya servido. :)
      Siempre es buen momento para pararse un poquito, ver cuáles son las prioridades y hacer un plan. ¡Es importante disfrutar del proceso!
      ¡Muchos ánimos!
      Un abrazo.

      Responder
  5. Estoy con mi tocaya que escribió antes de mí. Me viene al pelo! Aceptar la etapa es el primer paso para superar los bloqueos que tenemos cuando todo nos viene encima y nos impulsa a ponernos un poco en orden. Mil gracias por el y recordarnoslo…peroooo… queremos más! Nos has dejado encantada y con ganas de otro post con tus consejos . Gracias también por escucharnos recuerdo que es un tema que te pedí hace tiempo a raíz del nacimiento de mi hija. Enhorabuena por tu trabajo. Un abrazo. Nuria M.

    Responder
    • Hola Nuria,
      ¡Muchas gracias por comentar! Y por tus preciosas palabras.
      Sí, yo creo lo mismo, y es verdad que aceptar las etapas no siempre es fácil!
      jiji claroo, seguiré escribiendo, con vuestros comentarios me motiváis cada día ;)
      ¡Un abrazo fuerte!

      Responder
  6. ¡este post era justo lo que necesitaba el día de hoy! :)
    Gracias Sara, ¡estoy encantada con el blog!

    Responder
    • Hola Julieta, ¡gracias por comentar! Qué alegría que te haya gustado :)
      Un abrazo fuerte,

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.