Cómo dosificar las entradas de información
25 octubre, 2018 |

Hola pequeñas avellanas organizadas. Hoy os traigo un tema en el que yo misma estoy metida hasta el fondo: simplificar. Ya os hablé hace un tiempo sobre lo importante (o al menos eso me parece a mí) que es simplificar antes de organizar.

Y es que, de hacerlo al revés, me da la sensación de que estamos comenzando la casa por el tejado, nos liamos al final más, tratando de poner en orden tal cantidad de tareas y obligaciones que en vez de relajarnos y hacernos sentir mejor, nos podemos estresar más.

Para mí, una de las maneras de comenzar a hacer todo más sencillo, sería centrarse y reflexionar por un momento en nuestras entradas de información. Y creedme chicas, que esto lo he vivido en primera persona. Soy de esas a las que le encanta leer de todo, apuntar ideas por aquí y por allá y además me frustro cuando siento un cierto “descontrol” con toda esta información que recibo.

Así que hoy os traigo algunas ideas para simplificar o controlar todas esas fuentes de información que llegan a nosotras, ¡allá vamos!

1 / ¿QUÉ ES UNA ENTRADA DE INFORMACIÓN?

Serían todos aquellos lugares de donde recibimos información de una manera u otra y luego tenemos que hacer algo con ella, ya sea leerla, gestionarla o guardarla. Podrían ser los programas de televisión que vemos, las revistas que leemos, los cursos a los que vamos, los emails que recibimos o los comentarios que nos dejan en las redes sociales, entre otros.

Creo que hoy en día, más que nunca, recibimos tantos estímulos que a veces puede llegar a ser abrumador. Queremos estar al día de todo, tener todos los correos perfectamente contestados cuanto antes, aprender más y más sobre algo… ¡y creo que no somos conscientes a veces del trabajo que esto nos da!

Al final  la idea es que si conseguimos simplificar las entradas de información a nuestra vida, también simplificaremos la salida de esta información (es decir cómo gestionarla). Obviamente no hace falta ser radical, claro, esto no implica que dejemos de leer revistas o contestar a los emails, pero si quizás reflexionar sobre si hace falta tanto de todo y si podríamos hacerlo más sencillo de alguna manera.

2 / IDEAS PARA SIMPLIFICAR

✩ Periódicos: yo antes era de las que consultaba el periódico varias veces al día. Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que no se acaba el mundo si no estoy continuamente al tanto de lo último y además sentía que las noticias negativas (la gran parte por desgracia) afectaban a mi estado de ánimo. Así que hoy lo que hago es que elijo un único momento al día para informarme y sobre todo eligiendo muy bien qué leo.

✩ Notas de ideas: también tenía mis momentos de apuntar ideas por todas partes. En este cuaderno o en un post-it de por aquí o por allá. Y esto lo que hacía era darme una sensación de caos bastante curiosa. Así que ahora tengo un único sitio donde apunto ideas, relacionadas en este caso con el blog, y las reviso cada cierto tiempo para ver si las implemento o se quedan en la recámara.

✩ Redes sociales: estar en cada una de ellas, sobre todo si tienes un negocio digital, implica tener que contestar comentarios, mensajes etc. es decir, es una bandeja de entrada más que gestionar a diario. Con esto no quiero decir que no estéis en ellas, simplemente que se reflexione sobre en cuáles realmente se quiere estar y de qué manera. ^^

✩ Whatsapps: bueno, bueno… ¡otra llegada de información que hay que gestionar cada poco tiempo! En mi caso, a no ser que sea algo urgente, intento meterme pocas veces al día, he eliminado las notificaciones y lo de estar en grupos, lo justo. Reconozco que en esto quizás sea “algo radical” pero a mí personalmente no me gusta estar pendiente del móvil todo el rato. ;)

✩ Correos: la bandeja de entrada por excelencia. Por mi parte, he tratado de reducirlo al mínimo, es decir solo tengo dos cuentas que consultar, me he dado de baja de algunos emails promocionales que ya no me interesaban, y también he reducido otro tipo de recordatorios o actualizaciones que me quitaban mucho tiempo procesarlos.

✩ Formación y revistas: si sois unas locas de los cursitos como aquí Madre de Avellanas, os habrá pasado algo parecido alguna vez. Esa sensación de no olvidar pasar a limpio las notas o escribir las ideas que se te han ocurrido en varios lugares sin demasiado orden. Sigo y seguiré aprendiendo siempre, pero cada vez más trato de espaciar la formación y las lecturas (solo como mucho centrarme en dos a la vez) y centralizar esta información en un solo sitio por temáticas.

Contadme, ¿estáis o habéis estado en este proceso?, ¿también tenéis esa sensación de “sobrecarga» informativa y de estímulos hoy en día?

Imágenes: Estudio Avellana

REGALO

¿Has descargado ya tus imprimibles del trimestre? :)

23 Comentarios

  1. Hola bonita!
    Yo comencé por desuscribirme de varias listas de correo y he empezado a tener conciencia sobre el hecho de que la información ocupa espacio. Cuando mi mente acumula demasiada información colapso y mi forma de limpiar es dormir continuamente por varias horas más de lo normal…
    Gracias por tus post, los disfruto mucho!

    Responder
    • Hola Naty!
      Muy bueno, me quedo con tu frase: la información ocupa espacio :)
      Un abrazo fuerte,

      Responder
    • Creo que es lo que me pasa , en ocaciones siento que no puedo parar de dormir, auque sé qye tengo tantas cosas que hacer y que algunas son realmente importantes, pero la fuerza de voluntad no me deja. Ahora me doy cuenta que es por el exeso de informacion

      Responder
  2. Es curioso y triste, pero veo que cuanta más información recibo , cuantos más canales de información tengo abierto y miro, cuanto más y más navego por internet en busca de información más superficial se va volviendo todo . Mas superficial me vuelvo yo… me quedo en la superficie de las ideas… me lleva a saltar de una forma de hacer a otra que acabo de ver… y hay tantas cosas interesantes y por hacer que al final… nada… chapoteo en la superficie y me pierdo ami misma. Es complejo evitar la saturación y reencontrar el camino hacia ti misma.

    Responder
    • Hola Isabel,
      ¡Totalmente! Porque vemos muchas cosas pero en lo superficial, no nos metemos en las noticias, no ahondamos más sobre una web que nos gusta… Yo también trato de evitarlo,
      ¡Ánimo! Lo conseguiremos :)
      Un abrazo,

      Responder
  3. Hola, madre!! como tengo el gen avellanero de la papelería, cuadernos y agendas viejas, siempre estoy llena de pendientes, cosas que he anotado por aquí y por allá y siento que de alguna forma, debo cada tanto revisar y «rendir honores» a aquellas cosas que me gustaron o que me anoté para hacer en el pasado. A veces, ya cumplieron un ciclo y otras está bueno retomarlas… Pero coincido en que el filtro de información es fundamental, tampoco tengo grupos de guasap, sólo los imprescindibles, por ejemplo con los hijos… La simplicidad debería ser un hábito, pero… vemos un papelito de colores y ya estamos pensando qué hacer con él…
    Un besote desde Argentina…

    Responder
    • Hola Hija avellana, jaja
      ¡Eso es! Rendir honores, no lo podrías haber explicado mejor.
      Y cuando nos pasamos… ¡entramos en modo saturación!
      Un abrazo y gracias por comentar :)

      Responder
  4. Hola Sara! Desde hace tiempo tengo ese mismo problema, que me siento desbordada de tareas e información. Algunas de las ideas que comentas en el post ya las he puesto en práctica y genial, dejo por aquí algunas ideas por si pueden servirte a ti o a alguien que lo lea:

    – He eliminado notificaciones del móvil (incluido el correo) de manera que sólo consulto lo que quiero cuando quiero.
    – Me he suscrito a las newsletter de los blogs que me interesan para saber cuando hay novedades y así no tener que entrar a mirarlos continuamente.
    – Me he suscrito a una newsletter que llega de lunes a viernes con un resumen de las noticias más importantes del día y así evitar mirar cada web y periódico, se llama Kloshletter.

    Un abrazo!

    Responder
    • Hola Almudena,
      ¡Gracias por comentar! ¡Qué buenas ideas! Voy a indagar ya esa web que me dices :-D
      ¡Un abrazo!

      Responder
  5. Hola! Uff Este es un tema que me influye muchísimo. Yo tambien soy muy curiosa e inquieta. Tengo que repasar mis prioridades, proyectos, listas, suscripciones, etc cada poco tiempo porque sino me saturo.
    Va bien recordarlo siempre así que gracias.
    Saludos

    Responder
    • Hola Verónica,
      ¡Pues mira ya somos dos! Pero lo conseguiremos claro, con cierta paciencia y sentándonos a simplificar un poco :)
      Un abrazo,

      Responder
  6. Toda la razón, vivir tranquilamente en este tiempo es difícil con tanto trafico de información que puede atrapar a chicas curiosas como nosotros, es esencial diría yo gestionar esto cada cierto tiempo, simplificar como bien dices y darnos cuenta que por mas que nos guste ser productivas en el buen sentido, el deseo de aportar a otros con lo que podamos aprender, pues sencillamente no podemos hacerlo todo y el mundo no termina, mas vale nuestra tranquilidad, salud mental y de los que nos rodean e importan que andar como loquitas queriendo hacer de todo.

    Abrazos desde Mexico

    Responder
    • Hola Elena,
      ¡Gracias por comentar!
      Pues sí, más vale esa tranquilidad que volvernos locas haciendo de todo, ¡no podría estar más de acuerdo!
      Un abrazo fuerte,

      Responder
  7. Es cierto y necesario, día a día llega una marea de información de varias fuentes y una no puede con todo.
    Simplemente me abrumo y quisiera alejarme de todo, pero es algo que no puedo hacer.
    Así que seleccionaré sólo lo que realmente es importante y me hace sentir feliz y no ser presionada :D

    Responder
    • Hola Estrella,
      ¡Gracias por comentar! :-D
      Pues sí, es verdad, al final la cuestión es seleccionar con que queremos quedarnos,
      Un abrazo,

      Responder
  8. Hola, muchas gracias por los tips. Estoy trabajando en eso. Y también estoy saliéndome de algunos grupos.

    Responder
    • Hola Carmen,
      ¡Muchas gracias por comentar! :-D ¡Pues ánimo con ello entonces!
      Un abrazo,

      Responder
  9. Pues si, me pasa bastante a menudo. Y me agobia mucho!!! =(

    Responder
    • Hola Cris,
      ¡Pues venga ánimo! ¡Conseguiremos que no nos agobie! :-D
      Un abrazo,

      Responder
  10. Hola mi querida Sara!
    Como siempre traes excelentes ideas :) yo hace tiempo que soy más exigente en cuanto a la información que recibo, pero sí que me sirven algunos de los truquillos.
    Un abrazo!

    Responder
    • Hola Stephanie,
      ¡Gracias por comentar! Me alegra mucho que te haya gustado el post :)
      Un abrazo,

      Responder
  11. Hola Sara! A mi me ha pasado recientemente todo esto que comentas. Estoy trabajando en emprender online (aún estoy terminando de perfilar algunas cosas antes de hacer el prelanzamiento) y toda información que veía me parecía interesante: webs, cursos, newsletters… llegó un momento en el que me saturé tanto de tantas newsletters a las que me había inscrito que dije «basta». Me centré en lo que quería conseguir y puse foco en eso. A raíz de ahí empecé a hacer limpieza… y desde entonces estoy más tranquila.
    Son muchísimos los estímulos de información con los que vivimos hoy día, muchos de ellos nos afectan a nuestra forma de hacer las cosas «uy, he leído esto… ¿lo que he estado haciendo hasta ahora lo he estado haciendo mal?»
    Un gran artículo!
    Un saludo :)

    Responder
    • Hola Cristina,
      ¡Gracias por comentar!
      ¡Puff! Dímelo a mí… la información que hay para emprender es abrumadora. Yo eso tuve también que aprenderlo, el dejarme llevar por modas, cursos o cosas que «obligatoriamente» hay que hacer, porque al final estaba todo el día metida en estos temas.
      Para mí fue clave filtrar por los sitios que más me interesaban y hacerme un plan de formación tranquilo, según mis prioridades y a largo plazo. :)
      Un abrazo,

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.