Un poquito de Downshifting
16 enero, 2018 |

¡Hola mis ladies! Aquí estoy de vuelta con energías renovadas y, ¡muchas  ganas de escribir!

Hoy os traigo un concepto para reflexionar a raíz de una observación que llevo haciendo tiempo atrás. Creo que en muchas ocasiones un posible problema de organización o de planificación no se debe a no saber gestionarlo, sino a la gran cantidad de elementos que tenemos en nuestras vidas por organizar.

Quizás haya sido la “crisis de los 30” o vete tú a saber por qué, pero tengo la sensación de que vivimos en el “demasiado”. Demasiadas cosas, regalos, necesidades, planes, obligaciones, hobbies, tareas, horas de trabajo, preocupaciones…

Y por todo ello, el otro día me llamó la atención esta palabra por la red: Downshifting. Parecido al arte de simplificar (del que ya te hablé en esta entrada), básicamente significa “bajar el ritmo”, “reducir la marcha” y nos hace replantearnos el valor del dinero.

Esta corriente nació en los años 80 en EE.UU entre algunos directivos que se dieron cuenta de que trabajaban muchas horas para ganar cada vez más y más dinero, pero que al mismo tiempo implicaba menos tiempo para el resto de los elementos de su vida (la familia, la salud…).

Así que este término hace referencia a reducir ese materialismo y conseguir un cierto equilibrio entre ocio y trabajo, llevar una vida más sencilla.

Con este concepto te animo a que analices si una parte de tus problemas de organización se deben a estos “demasiados”, y si podrías «solucionar» parte de ellos de alguna manera. Y es que al final, al simplificar nuestras «necesidades», tareas, posesiones, pensamientos, obligaciones, actividades… se simplifican directamente nuestras preocupaciones.

Y dejamos espacio a esos detalles de la vida, esas cositas sencillas, gratis en muchos casos y que suelen ser lo que más felices nos hace. También le damos paso a la oportunidad de disfrutar de nuestras actividades, darnos nuestros tiempos y plazos, saborear el presente con menos prisas para todo. Incluso, hasta tener tiempo para aburrirnos. :)

Cuéntame, ¿qué opinas sobre ello? ¿Alguna vez has sentido esa necesidad de “simplificar”? ¡Me encantará leerte en los comentarios!

Imagen: Haute Stock

REGALO

¿Has descargado ya tus imprimibles del trimestre? :)

24 Comentarios

  1. Cada vez siento más la necesidad de simplificar mi vida, y ya no solo en lo que refiere a posesiones. Qué presión tenemos a veces de ser y de tener lo que los demás esperan de nosotros. Desde luego y hablando desde la experiencia, muchas veces «menos es mas». ¡Ganas de volver a leerte Sara!

    Responder
    • Hola Silvia, ¡mil gracias por comentar!
      Totalmente de acuerdo, al final a veces nos creamos «necesidades» que en realidad no hacen falta. :)
      Un abrazo.

      Responder
  2. Me leíste la mente! También estoy en la»crisis de los 30″ (cumplo dentro de poco) y siento que me.paso la vida corriendo, trabajando, acumulando… Y disfrutando poco y nada. Con lo cual poco a poco estuve llegando a la conclusión de que el camino sería bajar el ritmo. Ahora estoy viendo cómo.

    Besos!!!

    Responder
    • Hola Melina, ¡gracias por comentar! Otra treintañera por aquí jiji
      Pues tiene pinta que esto es de la crisis de los 30… Yo también estoy viendo estrategias, porque fácil no es la verdad. :)
      ¡Ya me contarás!
      Un beso.

      Responder
  3. Bon dia!
    Yo creo que no se trata de simplificar, sino vivir con lo que se tiene y disfrutarlo. En época de regalos se aprecia mejor: éstas pasadas navidades en casa han caído un montón de regalos para los peques, regalos que no son adecuados a sus edades ni necesidades. Son regalos porque «toca» regalar y no es así. Nosotros nos creamos la necesidad de «querer» eso o lo otro y nos parece que lo necesitamos de verdad, realmente es así?
    Continuando con los peques, un regalo pensado pensando en ellos y para compartirlo todos es mucho mejor que un montón sin pensar y para que jueguen solos sin darnos la tabarra.
    Y con esto, con todo!

    Responder
    • ¡Bon dia Isabel! Qué alegría leerte por aquí. :)
      Claro, totalmente lo de vivir con lo que se tiene y saber disfrutarlo, que es verdad que a veces nos cuesta. Yo me refiero sobre todo a simplificar los temas que tenemos entre manos ya que en ocasiones lo hacemos todo muy complicado. ¡Seguramente por necesidades que nos «autoimponemos» nosotras!
      Y lo de la Navidad… no puedo estar más de acuerdo, pero qué difícil a veces es cumplirlo, ¿verdad?
      ¡Un beso!

      Responder
  4. Otra con un pie en los 30… Desde que empecé un poco a interesarme por la organización, me di cuenta de que vivimos en una época de excesos, tanto mentales como materiales. Me agobiaba poner orden a mi alrededor porque de tantas cosas que tenía no sabía por donde empezar. Lo estoy haciendo poco a poco, no tan drástica como con el método de Kon Mari que tan de moda está ahora, pero sin pausa. Lo que estoy haciendo básicamente es dejar de comprar. Quiero dar uso a las cosas que tengo en casa y no ser tan impulsiva. No necesito cinco libretas sin estrenar, cuatro bases de maquillaje o siete vaqueros. Voy poco a poco aprovechando los recursos que tengo en casa y me he puesto el propósito de no comprar nada hasta que no lo vaya necesitando. Con las tareas igual, a pesar de que quiero hacer mil cosas, estoy aprendiendo a priorizar y focalizar un poco más… Las mentes inquietas pecamos de excesos de pensamientos, pero a veces necesitamos echar un poco el freno. O también estoy en la «crisis de los 30», jeje. Un besazo

    Responder
    • Hola Cristina,
      ¡Totalmente de acuerdo contigo!
      Yo también llevo un año con compras muy ajustadas y muy meditadas y estoy encantada. Me he dado cuenta que necesito mucho menos en general. :)
      Un abrazo fuerte y gracias por comentar por aquí, ¡me he sentido tan comprendida!

      Responder
  5. Hola Sara, me encanta tu blog, te descubrí la semana pasada y no paro de leerte, me estoy poniendo las pilas con la organización de mi trabajo gracias a ti. Ha sido una suerte descubrirte!. Me proclamo avellana total!!. Gracias, tus ideas y consejos son geniales!. Un beso guapa.

    Responder
    • Hola Cecilia, ¡gracias por comentar! Y por tus bonitas palabras. :)
      ¡Cómo me alegra que te sirvan mis ideas!
      Un abrazo fuerte,

      Responder
  6. Hola Sara,
    Creo, que efectivamente sólo creemos ser más si tenemos más… y nos olvidamos de que tenemos cosas maravillosas a nuestro alrededor que no disfrutamos plenamente.
    Lo complicado es … o al menos para mi, que los de tu alrededor piensan lo mismo con lo cuál al final entras en un bucle.
    Has comentado que estás viendo estrategias, me encantaría que las compartieras con nosotras ya que yo no estoy en la crisis de los 30 porque tengo más» juventud acumulada», (una expresión que me encanta que utiliza mucho Mario Alonso Puig), pero estoy muy perdida, ahora mismo vivo un momento algo extraño que no me deja ver todas las oportunidades que hay y por ello me gustaría saber que vas descubriendo para tener un hilo conductor y seguir tirando, espero tu respuesta.
    Me encanta tu página, me has hecho ver cosas que pensaba que no era capaz de hacer o que me parecían no tener utilidad, pero me dije… compruébalo. Me has hecho tener ganas de corroborar si merecen o no la pena, y me han gustado tanto que siempre que tengo un hueco me gusta ver que publicaciones.

    Responder
    • Hola Juani, ¡perdóname que encontré tu comentario en spam y no te había leído! :-O
      Muchas gracias por comentar, me ha encantado tu reflexión.
      Me alegra muchísimo que te hayan servido mis ideas. :)
      Ahora mismo estoy un poco igual, buscando ideas y estrategias para ello, porque efectivamente no es fácil. Para empezar estoy intentando simplificar mi alrededor en general, menos cosas, menos compromisos, menos obligaciones que no me servían de gran cosa… ¡Seguiré investigando y os cuento!
      Un abrazo.

      Responder
  7. Bueno, yo podría, por edad, ser vuestra madre y con los años no os imagináis lo que se va acumulando. Y encima trabajando en distintos lugares! La última mudanza consistió en juntar ya 2 casas en una y el «overbooking» casi me supera. Por eso ahora siempre recomiendo regalar «consumibles»: entradas para el teatro, una cena en un restaurante especial, una cesta de productos gourmet… Y que me los hagan también a mí, por supuesto!
    Un saludo

    Responder
    • Hola Pilar, ¡gracias por comentar! No hay nada mejor que la voz de la experiencia… :)
      Me encanta tu idea, yo cada vez lo intento más, menos cosas materiales y más experiencias.
      ¡Un saludo!

      Responder
  8. Muy buen artículo y en el momento justo del año. Desde hace 4 años que me planteo el lugar que ocupa el trabajo en mi vida y todo lo que dejo atras por llegar cansada a casa. Este año me propuse hacer mas cosas para seguir creciendo emocionalmente e incluyo el ejercicio como parte de esto.
    La vida se pasa y nosotros … la miramos desde la vereda de enfrente o nos animamos a vivirla con lo que tenemos?
    Me gusta mucho tu blog!!! Besos

    Responder
    • Hola Laura,
      ¡Gracias por comentar! Creo que todas alguna vez tenemos esa «crisis existencial» y creo que hasta viene bien para cambiar hábitos.
      Ese mismo propósito me he planteado yo y de momento esta semana lo estoy cumpliendo. :)
      ¡Un abrazo!

      Responder
  9. Buenas Noches Sara y a todas las lectoras.
    Coincido totalmente en la terminología utilizada. Precisamente yo estoy en esa fase, tengo 36 años, pero trabajar y crecer forma parte de mi ADN, me encanta, quiero llevarlo todo para delante, y trato de formarme en las cosas nuevas que decido coger tarea, porque tengo la teoria que toda mejora, no solo se aplica al trabajo, también a una misma.
    Yo trabajo en algo que me gusta, y sobre todo tengo un jefe que no me ha puesto techo, por lo que yo voy…..
    Tengo tres niños y también estudio. Desde hace unas semanas voy a un Psicologo para mejorar la gestión de las emociones ya que muchas veces da la sensacion de que no llegamos y queremos hacerlo todo me hacia sentir peor. Precisamente el me ha dicho que tengo que desaprender y parar, para mejorar.

    Tras esas palabras , me hizo pensar que es cierto, que la esencia diferencial está en ese camino que se anda despacio para poder sentir y hacer sentir.
    No hay que dejar de andar, pero la vida es muy larga y podemos perfectamente ir en los tramos nuevos en tercera, para después subir a sexta en los momentos de más control.

    Me encanta tus recursos y tu consejos tan resolutivos, practicos y directos para aplicarlos desde el momento uno.
    gracias!!!

    Un abrazo.

    Maria Guerrero.

    Responder
    • Hola María,
      Lo primero, ¡muchísimas gracias por comentar y por tus palabras! :-D
      Qué bueno, me ha encantado tu comentario. Precisamente porque yo también estoy en ese proceso de «parar y desaprender» y de darme cuenta de que efectivamente no hay prisa.
      Avanzar, pero al ritmo que nos pida el cuerpo según cada momento.
      ¡Un abrazo fuerte!

      Responder
  10. ¡Hola!

    Estoy de acuerdo especialmente con tu frase «Demasiadas cosas, regalos, necesidades, planes, obligaciones, hobbies, tareas, horas de trabajo, preocupaciones…»
    Hace poco más de un año que soy mamá y en el tiempo que estuve de baja también pude redescubrirme a mí y entenderme y saber lo que me gustaba. Descubrí mis 2 grandes aficiones (una de ellas la intuía, la otra la descubrí) y ahora que hace 8 meses que he vuelto al trabajo de repente siento que no tengo tiempo para todo: trabajo, pareja, hijo, aficiones, familia (lo mucho que aumentan las veces a la semana que necesitas planificar tiempo «para que vean al niño»)… Estaba feliz con mi peque, mis aficiones y la perspectiva de volver al trabajo renovada y de repente me di cuenta que conociéndome más tenía más inquietudes y menos tiempo y eso me agobiaba.

    En fin, quería compartir que es cierto que hacemos demasiado, no sólo en el trabajo, y que tenemos que relajarnos y planificar. Y si no haces algo hoy, pues mañana. Lo importante es disfrutar y no vivir en la inmediatez de todo.

    Gracias por tus posts. Te sigo desde hace poco y me encanta tu trabajo.

    Un abrazo,

    Cris

    Responder
    • Hola Cris, ¡muchísimas gracias por comentar!
      Qué bonito es descubrir una nueva afición, ¿verdad? A mí me ha pasado que he vuelto a redescubrirla (la pintura) algo que desde bien pequeñita me encantaba.
      Claro, al final la clave yo creo que es el equilibrio (tan difícil a la vez de alcanzar) y poder dedicarnos a todo ello, incluido el trabajo también.
      ¡Disfrutar del proceso es lo importante! Te mando muchos ánimo en esa búsqueda del equilibrio, y a saborear cada instante. ;)
      Un abrazo y gracias por tus palabras.

      Responder
  11. Hola Sara,

    Me ha encantado tu reflexión y la llevo aplicando desde hace poquito a nuestra vida con mucha ilusión y ánimo, porque no es nada fácil. La corriente es trabajar más, gastar más, correr más para hacer más cosas en el mismo tiempo…
    Para mi, lo vivo como un proceso de limpieza, de quitar lo superfluo y quedarnos con lo esencial… Familia, amigos, compartir… y de lo material… poco, muy poco y muchísimo menos de lo que pensamos.
    Eres un sol !!
    Enhorabuena por tu blog!!

    Responder
    • Hola Reyes, ¡muchas gracias por comentar y por tus bonitas palabras! :)
      Estoy totalmente de acuerdo, y además «ir contra corriente» no es nada fácil, pero poquito a poco yo creo que merece la pena.
      Un abrazo fuerte.

      Responder
  12. Creo que desde que te he empezado a leer y a seguir diariamente. Es el post que más me trasmite y sobretodo que más me representa. Hay tantas cosas por las que nos preocupamos tanto que a veces no nos damos cuenta que lo más valioso lo tenemos a nuestro lado, en nuestro entorno. Y que lo que tanto estamos ansiando es lo que menos valor tiene.
    Te quiero dar las gracias por ayudarme abrirme un poquito más y sobretodo a empezar a entender que cuando antes empiece, más disfrutare de la vida.
    Un abrazo súper fuerte y estoy deseando volver a leerte ♥️

    Responder
    • Hola Yaiza,
      ¡Muchas gracias por comentar! Estoy totalmente contigo, qué importante es amar y valorar lo que ya tenemos, lo más sencillo :)
      Me alegra que te haya inspirado mi reflexión,
      Un abrazo fuerte.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.