Ideas para alcanzar el equilibro laboral y personal
11 julio, 2017 |

Seguramente sea una de nuestras principales preocupaciones: alcanzar ese balance perfecto en la vida. El equilibrio entre el trabajo, la familia, los amigos o nuestro desarrollo personal para sentirnos bien con nosotras mismas. ¿Como podríamos conseguirlo? Se presenta como un reto, pero hoy te traigo un ejercicio para ayudarte un poquito en la tarea.

Para ello, lo primero que te propongo es que hagas una lista de tus roles, tus áreas de responsabilidad en la vida. Por ejemplo, podrías ser trabajadora, madre, amiga, hija, esposa, vecina… Incluso dentro de cada uno puedes desglosarlos un poco más si te apetece, algo del estilo: dentro de trabajadora soy escritora, diseñadora, pensadora…

Una vez tengas estos roles definidos, la idea es que cada semana, antes de planificarla, pienses qué podrías hacer en cada una de estas áreas para dar lo mejor de ti. No algo que esté bien, sino algo que esté genial, que sea memorable, que te motive mucho y que sepas que va a dar muy buenos resultados.

A continuación, lo bajarías a alguna actividad o tarea concreta  y lo planificarías de manera equilibrada a lo largo de los días. Por ejemplo, no olvidar a diario dedicar tiempo a ti misma  – ¡tu rol como persona que necesita energía y sentirse bien! – , todas las semanas realizar alguna actividad en familia que sea enriquecedora o centrarte en una acción semanal que realmente te haga brillar en el trabajo.

A la hora de repartir estas tareas, ten en cuenta que cada etapa de la vida requiere unas prioridades diferentes y no por ello es mejor o peor, probablemente también sea “equilibrio”. Por ejemplo, si en estos momentos mi salud está delicada, seguramente decida dedicar el doble de horas al día a cuidarme.

Para ello, a la hora de planificar tu semana, podría ayudarte crear bloques de tareas o un horario que tengas más o menos fijo, y así no descuidar ningún área de tu vida. Sería el típico ejemplo de ir todos los domingos a comer con tus padres, dedicar la tarde del jueves solo para ti o planificar todos los martes llamar a alguna amiga.

La clave también está en que equipares el comprometerte contigo misma, como si te comprometieras con cualquier otra persona. Si el martes he decidido dedicar 3 horas a leer, a meditación y a mi desarrollo personal, mi agenda está ocupada. Siempre claro, siendo flexible si consideras que hay algo más importante que atender. ;)

Para no olvidarte, podrías o bien crear un checklist de todos tus roles y añadirlo a tu propio organizador o agenda, o incluso tener plantillas prediseñadas con aquellos horarios «cerrados» que te gustaría cumplir.

Por cierto, para estas ideas me inspiré en el libro First Things First de Stephen R.Covey. :) ¡Muy recomendable!

Cuéntame Lady, ¿cómo consigues ese equilibrio entre roles? ¿Qué áreas te parecen más complicadas a la hora de conseguir un buen balance?

Imagen: Haute Stock

REGALO

¿Has descargado ya tus imprimibles del trimestre? :)

10 Comentarios

  1. Hola,
    Gracias por otro post con tanto contenido en tan poco espacio… La verdad que llevo mucho tiempo sin ese equilibrio, y por mucho que intento organizarme y plantear otras actividades no logro nada. En realidad ya no se que mas intentar

    Responder
    • Hola Vero, ¡me alegra mucho que te haya servido! Y mil gracias por comentar.
      Te escribo un correo y me cuentas mejor, ¿vale? A ver si puedo ayudarte de alguna manera :)
      Un abrazo.

      Responder
  2. Hola.
    Qué bueno sería llevar una vida organizada, pero para mí, ahora mismo, es imposible. Por más que intento planificar mi día a día, no hay manera, siempre hay algo o alguien que me lo impide. así que me tengo que acostumbrar a no plantificar mucho, sólo lo justo, e improvisar según tenga disponibilidad y sobre todo ganas para hacer las cosas.
    A mí antes me gustaba planificar y organizar las tareas, viajes y demás, pero cuanto más mayor me hago menos tiempo me queda para mí, que desastre !!! espero que vengan tiempos mejores :-).
    Un aludo para todas.

    Responder
    • Hola Mª Gema, mil gracias por comentar!!
      Esto de la planificación va por etapas de la vida, hay veces que es necesario llevarlo todo muy estructurado y épocas que es mejor improvisar!
      Así que ánimo y tómalo como una etapa más, menos planificada, pero seguro que igual de buena ;)
      Si necesitas que te eche una mano, ya sabes, escríbeme sin problemas al email!
      Un abrazo,

      Responder
  3. Mis días se me van en trabajar! Mi trabajo es mi pasión y mi camino… pero me estoy cansando, o aburriendo a menudo, algo debo cambiar!
    (confesión fuerte esta!)
    Besos

    Responder
    • Hola Silvia,
      Me encanta leerte, ¿lo sabías? :-D Confesiones y reflexiones profundas es lo que se necesita,
      Yo cada vez me guío más por lo que el cuerpo me pide en cada momento… Y no siempre es trabajo, aunque ahora mismo me encante lo que hago. ;)
      Un beso, ¡y a por ese equilibrio! (el tuyo, el perfecto para ti)

      Responder
  4. Pues esta idea me ayuda muchísimo en este momento. Necesito definir mis roles porque siempre cumplo uno solo y descuido los demás – en especial el de dedicarme tiempo a mi misma- por eso me encantó este artículo. Mil gracias.

    Responder
    • Hola Sary, ¡mil gracias por comentar! :) Me alegra que te haya servido, aunque sea para plantearte el incluir nuevos hábitos. ¡No nos podemos olvidar de nosotras mismas!
      Un abrazo,

      Responder
  5. Tus ideas llegan siempre en el momento adecuado. Tienes algo de magia.
    Justo ahora que estoy redefiniendo mi camino laboral y ajustándolo a mis nuevas necesidades familiares, apareces para inspirarme. Gracias

    Responder
    • Hola María Luisa, ¡mil gracias a ti por comentar! Me hace mucha ilusión leerte por aquí :)
      Te mando mucha energía en tus nuevas aventuras laborales,
      Un abrazo bien fuerte

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.