Un renovado cuaderno de recetas
15 mayo, 2020 |

Hola preciosas mías, ¿cómo estáis? Espero que bien. ^^

Hoy vengo con un post y un proyecto que no os imagináis las ganas que tenía de ponerme con él. Alguna ventaja tenía que tener todo esto que está pasando, en mi caso tener algo más de tiempo para esos proyectos que se quedan «en el limbo» y sin hacer durante años. Y uno de ellos era renovar mi cuaderno de recetas. :)

Lo intenté hace tiempo pero no conseguí pasar todas las recetas a limpio, me parecía un «trabajo titánico». Y al final, seguía tirando de mi cuaderno antiguo, lleno de manchas y con recetas desfasadas. Cada vez que lo veía pensaba, ¡tengo que buscar un lugar mejor para mis recetas! Pero iban pasando los días, las prioridades y nada.

Hace unos días, al fin, pude ponerme manos a la obra. Lo primero, me hice un esquema con todo lo que quería que tuviera mi renovado cuaderno, cuáles eran mis prioridades o imprescindibles, teniendo en cuenta que no quería comprar nada nuevo, sino reutilizar lo que ya tenía por casa.

De esta manera, como características que me parecían interesantes o «ideales» para mi cuaderno apunté:

  • Que fuera bonito (por dentro y por fuera).
  • Cómodo (que se pudiera dejar abierto del todo).
  • Que estuviera plastificado (o al menos encontrar algún sistema para no manchar y mojar el cuaderno, soy un poco «torbellino» cocinando, qué le vamos a hacer).
  • Estaría bien que, aunque estuviera plastificado, pudiera modificar o añadir información a las recetas existentes.
  • También que pudiera pasar a limpio las recetas rápidamente así como las nuevas que vayan surgiendo, y si pudiera ser mejor escribiendo a mano que a ordenador.
  • Y finalmente que pudiera añadir más información además de recetas (en unas semanas os hablaré de ello), como podría ser ideas de menús para invitados.

Y ahora voy a ir pasito a pasito explicando cómo lo he ido creando, ¡estoy entusiasmada! ¿Se me nota demasiado? :)

1 / Cuaderno elegido

Mi idea era utilizar ya cositas que tenía por casa y no comprar nada. Como os podéis imaginar tengo un montón de artículos papeleros y chorradas varias y podía aprovechar de sobra lo que tenía por aquí. De repente, rebuscando por el despacho, encontré escondido entre una buena pila de libretas un cuaderno plasticoso que era una monada.

Lo compré hace tiempo en la tienda de decoración de Maisons du Monde y siempre que lo miraba pensaba, ¿para qué podría utilizarlo? ¡Pues ha llegado su momento! Al ser su portada de plástico lo hacía el cuaderno ideal, además se abre del todo perfectamente y tiene hojas de colores (¡genial para clasificar recetas!). Es todo color y alegría. ^^

Como le di muchas vueltas al tema antes de que se me ocurriera esta opción, os dejo (por si alguna os animáis a rehacer o pasar vuestros cuadernos de recetas), una lista de ideas extras:

  • En fichas (plastificadas o no) y guardarlas en una caja.
  • En un archivador (A5 o A4) con hojas plastificadas, fundas de plástico o tal cuál sin forrar nada, con separadores según el tipo de comida.
  • En un cuaderno, tipo el mío, pero forrando cada hoja con forro de libro (¡gracias amiga por darme la idea! ;)
  • Utilizando un tarjetero de plástico.
  • En una carpeta de esas que ya vienen con hojas de plástico dentro (y si es tamaño folio escribir varias recetas por hoja).

2/ Mi nuevo sistema de símbolos

Bueno, bueno, atención a este invento. Como os comentaba antes una de las cosas que más pereza me daba a la hora de rehacer entero el cuaderno de recetas era pasar a limpio las que ya tenía. Me gusta escribir a mano, pero eso de hacerlo dos veces y tantas recetas como que no me apetecía nada, lo reconozco.

Y el caso, es que hace años, encontré este artículo en Verne sobre un ingeniero que había escrito las recetas en forma de esquemas y diagramas, en su momento me hizo mucha gracia, y lo guardé entre mis notas varias de Evernote. En estos días recuperé la idea y aunque yo no he hecho exactamente eso, sí que me ha inspirado un poquito creado un sistema de símbolos propio para escribir más rápido las recetas.

Los símbolos se refieren a utilizar la batidora, freír en sartén, cocer en la olla… Así en un segundo escribo el símbolo y no tengo que redactarla con tantas palabras. Esa chuletilla, la tengo al principio del cuaderno por si acaso en algún momento se me olvida. ^^ Es verdad que a mí me funciona porque mis recetas son bastante sencillas en general, casi todas las he hecho varias veces y tampoco necesito escribir tanto detalle para replicarlas de nuevo. No sé si este invento funcionaría a todo el mundo, pero ahí lo dejo por si os da alguna idea. :)

3/ Forrar las hojas

Este punto ha sido al que más vueltas le he dado. Si era posible, era importante en mi caso que las hojas no estuvieran solamente en papel (ya había visto el resultado del anterior, es decir, cuaderno lleno de manchas).

Plastificar una a una y guardarlas en un archivador me parecía una tarea algo engorrosa (y además, ¿y si luego quería retocar alguna receta?), forrar cada página me costaba bastante (no soy muy mañosa con los forros de libro, pueden conmigo y con mis nervios :P) y recortar las hojas para meterlas en un tarjetero iba a ser demasiada tarea.

Así que finalmente y como idea que cogí de un restaurante que tenía así la carta (una que está muy atenta de coger ideas avellaneras de cualquier lugar jaja), decidí hacer lo siguiente:

  • Aprovechar unas fundas para la plastificadora que tenía abandonadas en tamaño A5 y que nunca utilizaba. Estas fundas están abiertas (menos por una parte) para meter dentro una hoja y luego todo esto junto lo introduces en la laminadora con el fin de plastificar medio folio.
  • Para ello, he dejado la parte sin abrir hacia arriba y he metido cada página del cuaderno de recetas en una de estas fundas (tal cual, sin hacer nada más, sin utilizar la laminadora obviamente). Lo he tenido que recortar un poquito por los lados para ajustarla (ya que este cuaderno es más pequeño que A5) y listo.
  • Así no se mancha, podría escribir debajo en el papel y puedo cubrir las hojas de nuevas recetas con bastante agilidad. :)

4/ Separadores

Y finalmente, ya para darle el toque mono del todo y por comodidad para encontrar rápidamente las recetas diseñé unos separadores de la siguiente manera:

  • Calculé cómo de anchos tenían que ser teniendo en cuenta que quería seis en total (que coincidían con los distintos colores del cuaderno) y que se viera bien el texto con el cuaderno cerrado. También calculé cuánto espacio necesitaba para poder pegarlos bien a la primera página de cada apartado.
  • Hice una plantilla en un papel a sucio.
  • Fui dibujando con la plantilla seis etiquetas en un folio naranja (a juego con la portada del cuaderno, of course).
  • Escribí con pilot negro.
  • Plastifiqué con la laminadora.
  • Recorté.
  • Y las pegué con celo en la primera página de cada apartado.

¡Y así ha sido como he diseñado mi cuaderno de recetas! ^^ ¿Os ha gustado la idea? ¿Os vais a animar a rediseñar o crear el vuestro? ¿En qué formato lo tenéis vosotras?

Imágenes: Estudio Avellana

CURSOS

Tengo varios ebooks sobre organización, ¿te apetece descubrirlos? ^^

Tu comentario no saldrá automáticamente. :) Tardo un poquito en aprobarlos y suelo contestarlos una vez a la semana, ¡gracias por comentar!

21 Comentarios

  1. Me ha encantado Sara!! Menudo trabajo!!

    Responder
    • Está hermoso Sariii.! Me Inspiras a organizarme mejor siempre..! 💕

      Responder
      • ¡Muchas gracias! :) Un abrazo fuerte.

        Responder
    • ¡Muchas gracias Sonia! Me alegra que te haya gustado. :) Un abrazo.

      Responder
    • Wow me funciono muchisimo

      ERES LA MEJOR

      Responder
  2. Muy lindo Sara! Realmente sos muy ingeniosa y creativa! Transmitís muy buena energía! Saludos desde Argentina!

    Responder
    • Mil gracias María Celeste, ¡me alegra un montón que te haya gustado! Y que te pueda transmitir buena energía. :) ¡Un saludo!

      Responder
  3. Hola mi querida Sara, yo aquí poniéndome al día. Está súper tu idea, y me da mucha gracia porque precisamente hace unos días se me ocurrió la misma. Había pasado parte de mi cuaderno de recetas al ordenador, pero no, no le gusta así y no siquiera lo utilicé, así que tengo un cuaderno a medias, y pensé en empezarlo de cero, además hay recetas que ya no haría así que sería super actualizarlo <3

    Responder
    • Hola Stephanie, ¡gracias por comentar! :) Anda, ¡nos hemos leído el pensamiento! jeje. A mí me pasó parecido, mientras que lo pasaba a limpio fui actualizándolo y quitando recetas que realmente nunca había hecho. ¡La verdad es que estoy muy contenta con el resultado!
      Un abrazo y ya me pasarás alguna fotito para verlo. :)

      Responder
  4. Desde México recibe un saludo y ¡GRACIAS por las ideas!

    Responder
    • ¡Gracias Rebeca a ti por comentar! Te mando otro saludito de vuelta. :)

      Responder
  5. Hola Sara …soy de Venezuela… me encanta tus post realmente son maravillosos…. Mil gracias

    Responder
    • Hola Joselin, mil gracias por tus palabras bonitas, jo me alegra mucho que te inspiren. :) Un abrazo.

      Responder
  6. ¡Hola Sara!
    ¡Me encanta la idea! Yo llevo pendiente de hacerlo ni lo sé el tiempo :(
    Además que me pasa como a ti, que acaban llenas de manchitas porque siempre acaba salpicando algo… pero como para plastificar receta a receta!!
    Voy a tomar nota y a ver si de una vez por todas me pongo al lío como tú jijijijiji
    Muchas gracias (también por el recordatorio!!)
    Un abrazo, Ana

    Responder
    • Hola Ana, ¡mil gracias por comentar! :)
      Me alegra que te haya gustado la idea, ¡y si te animas me encantaría ver el resultado!
      Un abrazo fuerte.

      Responder
  7. Mi primer comentario, me encantó tu idea, hace muchos años yo hice un recetario de copias de otros recetarios, realmente esta muy completo y las recetas son súper fáciles, pero ahora quiero hacer un recetario más personal, gracias a la inspiración que encontré en tu página, lo haré aprovechando estos días que tenemos tiempo.

    Responder
    • Hola Carlota, ¡pues muchas gracias por comentar por aquí! Me alegra que te haya gustado la idea. :)
      Seguro que te queda un recetario estupendo, ¡a por ello! Un abrazo.

      Responder
  8. ¡Qué bonito! Me ha encantado la idea de que plastifiques las hojas.
    Mi mamá lo que hacía con los libros de recetas, era poner un pedazo de plástico transparente sobre las hojas para que no se mancharan, algunos son (aún existen) libros de mi abuela y mi bisabuela. Saludos bonita.

    Responder
    • Hola Denisse, ¡mil gracias por comentar! :) Bueno, más que plastificarlas realmente las pongo el plástico por encima ya que no utilizo la laminadora. ^^
      Qué bonito… luego esos recetarios son un tesoro.
      Te mando un abrazo.

      Responder
  9. Querida Sara, me ha encantado este articulo. He tomado notas porque en mis proyectos de junio está el cuaderno de recetas y me ha venido genial. Algunos puntos los tenía ya pensados y tras este artículo me pondré manos a la obra!!!

    Responder
    • Hola Yolanda, ¡muchas gracias! Me alegra un montón que te haya gustado. :)
      ¡A por ello! Un abrazo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.