9 ideas para reducir la carga mental
13 agosto, 2020 |

¡Hola bonitas! Llevo tiempo interesada en el concepto de «carga mental», el cual he podido leer en varios medios y que creo que es algo que muchas hemos experimentado en algún momento.

Os reconozco que desde que, poco a poco, he ido aprendiendo a organizarme mejor ya no tengo tan presente esa sensación, pero creo que no es difícil encontrarse de repente con un run run de tareas en la cabeza que no paran y que nos pueden llegar a estresar (hay que comprar papel higiénico, llamar al dentista, quedar con María el jueves, terminar de mandar un email, tengo que planificar la comida para la barbacoa del miércoles etc.). Sobre todo me pasa recién levantada, cuando mi mente, como un hervidero de tareas, va revisando una detrás de otra todo lo que está pendiente por hacer.

Lo suelen definir como la cantidad de esfuerzo mental que implica planificar, entender la información y tomar determinadas decisiones para terminar algo concreto. Por lo que he leído en algunos artículos parece ser que cuando esa carga mental (que al final es normal tratar de resolver problemas o situaciones o simplemente planificar) es excesiva o es todo demasiado urgente nos podemos sentir mal, incluso puede afectarnos al cuerpo. Si buscáis en Google «carga mental» encontraréis muchos artículos e información al respecto. :)

reducir carga mental

Además nos puede frustrar mucho, ya que esta sensación de «pensar en todo», en la vida doméstica, en los cuidados, el trabajo, los plazos… no está demasiado valorada hoy en día (o yo lo siento así al menos). Es decir no solo tenemos que hacer cosas y ejecutar, sino que antes de todo eso es necesario planificar, agendar, gestionar… es como esa «parte invisible» detrás de llevar una casa, un proyecto, un trabajo, los niños… que no se ve, pero que es fundamental y también nos quita muchísima energía. ¡Y encima en ocasiones ni siquiera somos conscientes de este tipo de tareas! :)

Yo no soy psicóloga ni experta en evaluar, saber las consecuencias o cómo enfrentarse a la carga mental. Pero si es verdad que hace años tenía muy presente esta sensación de «run run» bastante estresante (como la llamo yo) y desde hace tiempo me siento mucho más ligera, y creo, sinceramente, que la clave ha sido la organización.

Sé que para muchas organizarse es como un rollo ya la misma palabra, tener procesos, reglas, agendas y estándares en general puede parecer algo aburrido o estricto, pero yo lo veo sencillamente como una manera de simplificarnos la vida y permitirnos no tener que pensar tanto en determinadas tareas. Porque al estar ya programadas, ser hábitos o tener procesos ya cerrados y pensados, no necesitamos estar pensando todo el día en que hay que poner la lavadora (por poner un ejemplo) ya que sabemos que hoy se pone porque siempre se pone y san chimpun. :P

Así que nada, os voy a dejar por aquí algunas claves que a mí me han servido para «aligerar» un poco esa especie de carga, de «run run» en la cabeza, de cansancio mental que en ocasiones he sentido al tener que estar pendiente de muchos temas a la vez:

1/ Apuntar las tareas, básicamente para no estar todo el rato pensando en ello. Es como tener un lugar de descarga. Si lo apunto y sé que lo voy a revisar cuando toca, mi mente se quedará tranquila, ¡esa tarea está bajo control! También a veces me sirve, si es algo muy urgente, ponerme recordatorios en Google Calendar o en Google Keep.

2/ Reservar una vez a la semana o al día un ratito ya fijo para «tareillas sueltas». Recados a hacer, algo a investigar por Internet, hacer alguna llamada concreta… Así, yo al menos, no acabo picoteando de aquí para allá «mini-tareas».

que es la carga mental

3/ Aprovecho el verano o las vacaciones para quitarme cositas que durante el resto del año me cuesta sacar tiempo, como llevar el coche a la revisión, pasar la ITV, alguna revisión de médicos…

4/ Me pregunto dos veces (¡o tres y cuatro! :P) si realmente eso lo tengo que hacer. Y si realmente lo tengo que hacer ese mismo día de manera obligatoria. Muchas veces nos imponemos tareas que realmente no son tan necesarias, ni son tan urgentes o «me pillo» pasándome de perfeccionista. Alguna vez he dejado de hacer algo que parecía fundamental y me he dado cuenta de que no se ha acabado el mundo. :)

5/ Cada vez más, trato de dosificar la entrada de información a mi vida. Es algo que me da mucho trabajo, me agota y muchas veces es información que realmente no me sirve para nada o incluso hasta es perjudicial para mí. Esto lo suelo conseguir reduciendo las horas de tele, en las redes sociales o en los periódicos.

6/ Me gusta de vez en cuando sentarme a pensar cómo simplificar o eliminar ciertas tareas o procesos. Cada vez trato de perder menos tiempo en redes sociales y con la tecnología, ser más eficiente en mis tareas de la casa o por ejemplo, no perder tanto tiempo comprando cosas que no necesito. :P

carga mental femenina

7/ Si es algo que surge y puedo hacerlo rápidamente intento quitármelo en el momento, como por ejemplo reservar en un restaurante o escribir un Whatsapp.

8/ Para mí es importante, y hablo tanto sobre las tareas en casa, en el trabajo o en cualquier ámbito de nuestras vidas, tratar de repartir las tareas, colaborar, delegar, hacerlo en equipo (¡pero de verdad!). Para ello, a mí me funciona bien que cada uno se ocupe de un área concreta siempre o de unas tareas de la casa determinadas. También puede ser útil tener un calendario familiar que todo el mundo vea o trabajar en equipo o con la familia mediante alguna herramienta digital como Trello.

9/ Mejorar la organización y los procesos «estándar» en general. Si ya sé que cada viernes se va a la compra no tengo que pensar cada día que tengo que ir a la compra, si el menú ya lo he decidido para toda la semana no tengo ese run run diario de qué comemos hoy, si sé que los lunes toca lavadora de blanco (porque lo tengo en mi precioso planning de limpieza :-D), lo hago y listo, sin tener que pensar mucho más.

Así que nada mis avellanas bonitas, ¡espero que os haya dado alguna idea! Y os mando un abrazo bien fuerte. ^^

Imágenes: Haute Stock

REGALO

¿Has descargado ya tus imprimibles del trimestre? :)

13 Comentarios

  1. Estimada Sara, es cierto que ese run-run infinito quita mucha energía y estresa mucho. Desde que empecé a seguirte, apliqué lo de apuntar las cosas y sí que parte de la mente se libera. Me queda mucho con el tema de planificación, y más que mis horarios de trabajo son muy variados. Pero con una magnífica agenda, como también he aprendido con tus post, aligero la carga de mi cabeza que siempre está bullendo.
    Este post es como una check-list para mi. Seguiré trabajando en los puntos débiles. Muchas gracias y feliz verano.

    Responder
    • Hola María Pilar! Muchas gracias por tu comentario, me alegra que te haya parecido útil. :) Y bueno ya sabes que esto es cuestión de prueba y error, de ir aprendiendo… Anda que no he cambiado yo en estos últimos años! Antes me complicaba mucho la vida jaja. Te mando un abrazo fuerte.

      Responder
  2. gracias avellana eres una gran fuente de inspiracion para mi!!

    Responder
    • Muchas gracias Marysol! :)

      Responder
  3. Hola Sara!!:

    Gracias por estas buenisimas ideas! Son muy necesarias y alguna puede que hasta imprescindible para aligerar la carga mental de estos dias… Y aqui entre tu y yo, me han llegado en un momento ideal, como recetadas especialmente para mi estado emocional actual. !¿Cómo haces para ser tan precisa y oportuna, eeeh?! Gracias una vez más.

    Saludos desde Cuba.

    Responder
  4. Me ha parecido un póster muy interesante. Yo leí, no sé dónde ni cuándo, una técnica que me va muy bien: si puedo hacerlo en n menos de cinco minutos no lo demoro. Está claro que planificar las tareas despeja mucho la mente al no tener que estar preocupada por lo que se tiene que hacer. Gracias!

    Responder
    • Hola Ana, mil gracias por comentar :) Ese truqui es de David Allen y de su método GTD (el más importante en productividad probablemente). Eso es! Despeja mucho la mente escribir las tareas. Un abrazo!

      Responder
  5. Hola Yeny, gracias por comentar! :) Jajaja a veces parece que leo la mente a mis avellanas :P Me alegra mucho que te haya servido! Te mando otro abrazo de vuelta desde España!

    Responder
  6. Gracias Sara! Justo este año desde que comenzó el confinamiento en mi país que esta sensación se ha acentuado, no sabía que ya es algo estudiado, la «carga mental» :)
    Me gustó lo de preguntarse si realmente hay que hacer la tarea, un excelente ejercicio de flexibilidad!
    Gracias, abrazo!

    Responder
    • Hola Naty, ¡gracias por comentar! Me alegra que te hayan gustado las ideas. :)
      Un abrazo.

      Responder
    • En mi caso el run run comienza en cuanto me meto en la cama por la noche, así que dormir se convierte en una tarea complicada. Voy a poner en práctica alguna de las cositas que comentas a ver si hay suerte. Gracias!

      Responder
  7. Hola Sara

    Excelentes ideas, muchas gracias por compartirlas con nosotras, siempre buenísimos tus artículos.

    Responder
    • ¡Muchas gracias Stephanie! Me alegra que te haya gustado el post, un abrazo fuerte.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.