Ilusiones de vuelta al cole
5 septiembre, 2017 |

Todavía no ha amanecido, todo está en silencio. Parece que en esos momentos, mientras la ciudad duerme, es cuando se van macerando las mejores ideas. Una leve sensación de poder mezclada con sueños y ganas de comerse el mundo a bocaditos.

El aroma a «recién hecho» de cafetera italiana inunda toda la cocina. Huele a planes nuevos, a actividad, a energía pura. Todavía hoy me recuerda a aquellos años de estudiante, cuando el sabor de la superación y el esfuerzo se combinaban con el amargor del rico café.

También vienen a mi memoria los últimos días de verano, cuando seleccionábamos los nuevos zapatos para la temporada y traíamos a casa los libros del curso que comenzaba. Ese olor a nuevo, a papel, a tantos aprendizajes que no tardaría en descubrir. Me encantaba la tarde que dedicábamos a forrar todos los libros, adoraba – y sigo adorando – esa textura plasticosa entrañable.

Y la dulce papelería… elegir el estuche, los lápices, las gomas de borrar blancas como la nata, los cuadernos y archivadores variados. Decidir cuál sería el mejor para cada asignatura y echar un vistazo a la maravillosa carpeta de plástica. Llena de láminas, con su papel charol y sus pinturas, imaginando qué obras de arte acabarían decorando mis estanterías.

Sin olvidarme de las cartitas de cambiar, todavía recuerdo el aroma de su carpeta, esa clasificación tan perfecta por tipos de sobres y colores, las ganas de intercambiar en el patio todas las novedades. O las pegatinas y las estampitas, cubiertas con esa brillantina, siempre guardadas con el máximo cuidado, como una auténtica coleccionista.

La ilusión, tan poderosa. La de estrenar, evolucionar y esperar nuevas aventuras, nuevos retos, nuevos compañeros. Ese Je ne sais quoi de la papelería recién estrenada que evoca la esperanza del qué vendrá, la primera letra escrita en ese cuaderno impoluto, el primer día de un curso maravilloso. ♡

Feliz vuelta al cole mis pequeñas Avellanas.

Imagen: Haute Stock

Tu comentario no saldrá automáticamente. :) Tardo un poquito en aprobarlos, ¡gracias por comentar!

6 Comentarios

  1. Voy a llorar de la emoción!! jaja ays, que bonita era la vuelta al cole. No pudiste describirlo mejor :)
    Solo discrepo en una cosa, mientras la ciudad duerme, a mi no me afloran buenas ideas, yo me cago en todo por estar despierta a esas horas y tener que irme a trabajar jajaja

    un abrazo sara

    Responder
    • Hola Lucía, jajaja me parto. Yo te reconozco que me cuesta muucho levantarme muy pronto. Pero cuando lo hago, todavía de noche, reconozco que es cuando más me cunde y cuando mejores ideas me vienen :)
      Gracias por comentar por aquí,
      ¡Un abrazo!

      Responder
  2. Qué bien lo has descrito Sara, yo todavía me acuerdo que durante los primeros días de clase (atención) DESEABA QUE ME MANDARAN DEBERES!! :-DD
    Me hacía tanta ilusión estrenar mis cuadernos que quería tener actividades que hacer por las tardes, y las escribía con delicadeza, lentamente, con mucho mimo. Qué cosas, jajaja.
    Un abrazo y feliz vuelta cole, a ver con qué proyectos nos sorprendes esta temporada ;-)

    Responder
    • Hola Amparo, ¡mil gracias por comentar! Qué alegría verte por aquí :)
      Ayy yo era igual, ¡vaya par! jaja
      Un abrazo bien fuerte y que tengas una vuelta al cole bien ilusionante,

      Responder
  3. Cierto!! La ilusión que hace abrir un libro y acercarté a olerlo; también no dormir la noche antes pensando en lo que va a comenzar y las mariposas en el estómago que revolotean por el cuerpo , que no te dejan cerrar los ojos ( y la verdad que al día siguiente te levantabas sin sueño , es mágico???)

    Responder
    • Hola Clara, ¡mil gracias por comentar! :) Somos un montón a las que nos pasaba lo mismo… ¡y que no podíamos dormir! Qué sensación más bonita :)
      Un abrazo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.