Aprender a descansar
12 noviembre, 2019 |

Creo que este año ha sido el primero de toda mi vida en el que he sido realmente consciente de la importancia del descanso. He sido un poco “brutilla” con esto siempre y reconozco que no lo solía respetar como se merece, pero cada año, cada mes, cada día, voy dándole cada vez más importancia.

Algunas a lo mejor recordaréis que durante el verano decidí hacer un parón con el blog. No lo había hecho nunca pero en ese momento me di cuenta de lo crucial que era. Me había metido en un “bucle de negativismo” (sí, Madre de avellanas también tiene sus momentos plof obviamente, no todo es rosa y cuki :-P) y seguro que si hubiera tomado alguna decisión en aquel momento me hubiera arrepentido.

importancia descanso

Y tras unas semanas de descanso, me di cuenta de que todo era cansancio. Que todo eso que pensaba había desaparecido y que de repente empezaba a ver la situación con mayor claridad. Así que hoy te animo a que… ¡respetes tus descansos! Puede parece muy obvio pero sé que a muchas de nosotras nos cuesta bastante este punto. 

Y no solo para ser más productiva y hacer mejor tu trabajo, sino para hacerlo más feliz. ¿No te pasa que si tienes que hacer algo con baja energía o desconcentrada se te hace un mundo? Pues eso, que hay que cuidar las mentes avellaniles igual que se cuida el cuerpo. ^^

1/ ¿Qué es para ti descansar?

Es una pregunta interesante porque quizás lo que nos pasa es que tampoco sabemos descansar. Yo necesito relajar la mente, dejarla un poco en blanco para escribir y crear con claridad, necesito “aligerarla” y alejarme del ordenador para desconectar de verdad (que es donde trabajo la mayor parte del tiempo).

Así que no sé, te animo a que analices cómo descansas y si crees que es lo mejor para ti. Dependerá claro de cómo sea tu carácter, del tipo de trabajo que tengas (si es más mental o físico), de tus gustos…

Por ejemplo, en mi caso, intento alejarme de todo “chisme tecnológico”, me gusta «bajar el ritmo» de la mente, leer algún libro en papel, dibujar, pasear, cocinar, regar mis plantas o charlar con alguna amiga. Sé que todo esto me funciona para recargar pilas ya que me he ido conociendo cada vez mejor. ;) Te animo así a que hagas tu propia lista con papel y boli.

2/ Planifica tus descansos

Me parece interesante planificarlos tanto a nivel diario, como semanal como más largos cuando tenemos vacaciones. Sobre todo si no te sale de manera natural, te lías y al final acabas trabajando más de la cuenta.

importancia descanso

Yo por ejemplo, por si te sirve como idea, me gusta a veces trabajar con la técnica Pomodoro porque me obliga a hacer descansos de vez en cuando (y es que como me ponga a fluir ni me entero de que me tengo que levantar de la silla y las piernecitas se resienten :-/).

También tengo ya fijado, después de comer, un descansito para relajarme. Y los domingos, intento que sean sagrados y no trabajar nada.

¡Ah! Y además intento que durante mis vacaciones o fines de semana haya «momentos vacíos» de no hacer nada, sin agenda, reloj e incluso sin móvil si puedo :P (a mí por lo menos me pasa que si los lleno de actividades de nuevo me da esa sensación de no haber descansado de verdad).

Y ahora cuéntame mi lady, ¿planificas tus descansos? ¿Qué actividad consigue que te relajes de verdad? ¡Muuuak!

Imágenes: Estudio Avellana

¡NUEVOS IMPRIMIBLES!

Calendarios, habit tracker, vista semanal… Ya los tienes en el Kit de bienvenida gratis para descargar e imprimir en casa. Una nueva colección inspirada en el arcoíris, símbolo de la esperanza.

Tu comentario no saldrá automáticamente. :) Tardo un poquito en aprobarlos, ¡gracias por comentar!

10 Comentarios

  1. ¡Hola Sara!

    Hacía mucho que no escribía, pero es que tengo tus correos en amarillo pendientes de leer porque no me da la vidaaaaaa jajajaja, ha llegado un momento en que quiero que sea viernes para que llegue el finde y no hacer nada, y aún con todo… siempre hay que hacer cosas!

    Respecto a los descansos… yo no los planifico por completo, aunque sí que me doy algún paseo o me pongo X tipo de músicas dependiendo de la actividad que hago (trabajo, cosas en casa, formación, relax time…). Igual también es porque como tengo un horario de trabajo por ir por cuenta ajena… luego depende de mí querer trabajar más o «descansar», y me dedico más a alternar actividades mentales vs. físicas, para airearme.

    Lo de actividades para relajarme de verdad… depende del tipo de cansancio que tenga, o lo que tenga que liberar… A veces he acabado con la cabeza frita de tanto pensar, y la única forma de descansar era sentarme en el sofá, tele de fondo, y empanarme. Otras veces, si era estrés, la única forma era el deporte. Si me raya algo, hacer punto de cruz (jajaja, sí, pero es que lo de contar cuadraditos con puntadas me encanta!), o cocinar.

    Lo cierto es que cada vez soy menos pro-tecnológica… de hecho, el correo ahora lo estoy mirando sólo los fines de semana porque estoy metida en el ajo con otra cosa!! A ver si te escribo un mail!!!!!

    Responder
    • ¡Hola Ana! jajaja normal! Si es que estamos todas igual :) Muchas gracias por comentar por aquí.
      Qué bueno lo de si te raya algo hacer punto de cruz. Fíjate estoy con ganas de aprender a tejer, creo que puede ser una actividad «meditativa», ¡ya te contaré!
      Pues ya somos dos, cada día menos tecnológica, ¡con lo que yo he sido! :-D
      Un abrazo fuerte.

      Responder
  2. ¡Cómo estoy de acuerdo contigo! Hay que tomar descansos tanto físicos como mentales. Yo procuro los días que me toca librar (descanso cada siete días) hacer mi descanso en casa de media mañana para reponer y tomar algo con un cafetito. Y los domingos si me toca trabajar de mañana, por la tarde siesta y películas románticas.
    En cuanto a los dispositivos electrónicos, sí hubo un momento en este año que tuve que decir «STOP» por un par de temas que llevaba con redes sociales y que me estaban angustiando. Desde entonces estoy más relajada, y ahora sólo los utilizo, para leer el correo ( que tampoco tengo mucho), buscar recetas, manualidades y temas de ocio. Necesito sacar también mi parte artística y no dejar que los horarios de trabajo y los asuntos del día a día pongan barreras a esas cosas que todos llevamos en el alma y que no siempre nos dejan sacar. Gracias por tus post que precisamente dan vidilla a ese fuero interno.
    Un abrazo

    Responder
    • Hola Mª Pilar, ¡muchas gracias por comentar! Y por tus bonitas palabras :)
      Uoo siesta y películas románticas, ¡buen plan!
      Totalmente de acuerdo, todos necesitamos hacer cositas que nos «alimenten» el alma y no solo tachar listas de tareas.
      Un abrazo fuerte.

      Responder
  3. Me paso tal cual, después de muchos años de trabajar sinvacaciones porque tengo mi propio negocio, estaba al borde del colapso. Mi hijo y su padre que vive en España, me obligaron a viajar, mi hijo se quedó con mis tareas y me fui 3 meses,. Estando lejos me di cuenta de mi ni el de estrés, pude ver las cosas con otra perspectiva, volví renovada. Y ahora habiendo tomado con iencia de la importancia del descanso, le doy un espacio siempre a la distracción, ver a mis amigos, dormir etc.

    Responder
    • Hola Lily, gracias por tu comentario. Cada día estoy más convencida de que los descansos son necesarios, parar, reflexionar, no hacer nada. ¡Y no se le da la importancia que merecen! Parece que siempre tenemos que ser productivas y estar haciendo cosas.
      Un abrazo.

      Responder
  4. Hola, buenas noches
    Estoy aprendiendo a dejar el trabajo en la oficina, no ver tele (no hay nada bueno realmente), llevo 10 meses viviendo sola y me estoy conociendo en todo, tengo un libro para colorear y es lo que más me gusta hasta ahora. Una amiga medico me explico hace un tiempo lo importante que es para la salud tomarse un tiempo para no hacer nada ni pensar en nada, el cuerpo lo requiere… el lío es que soy adicta al trabajo , estoy trabajando en ello. Saludos.

    Responder
    • Hola Diana, ¡muchas gracias por comentar!
      Yo la verdad que cada día veo lo importante que es saber descansar, me siento mucho mejor. :)
      ¡Un saludo!

      Responder
  5. Es tan real lo que dices, yo trabajo en una oficina y a veces se me olvida que tengo que tomar agua, jajaja.
    Considero que no deberìan de vernos feo por darnos un momentito para relajar la vista y la mente de las cosas cotidianas, al menos asì podrìamos depurarnos un poco y estar con menos estes.

    Saluditos! :3

    Responder
    • Hola Amairani,
      ¡Muchas gracias por tu comentario!
      Un abrazo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.