Localiza tus ladrones del tiempo
16 mayo, 2017 |

Esa frase típica que no paramos de escuchar por todas partes… «No tengo tiempo de nada».

Pues pequeña, creo que todos tenemos tiempo, más del que pensamos y el problema está en que no lo estamos dedicando a lo que deberíamos.

No me da tiempo a hacer deporte… ¿Y si dejaras ese juego del móvil o dedicaras menos horas a Facebook? ¿Y si dejaras de decir que sí a todos los proyectos que se te presentan? ¿Y si controlarás tú el tiempo al que le dedicas a cada actividad? ¿No te da la sensación de que a veces pierdes el tiempo en tonterías?

Hoy te propongo que localices a aquellos ladronzuelos del tiempo, esos que o bien por cuestiones externas o bien por nosotras mismas, nos van robando nuestras horas y minutos. Consiguen que no nos centremos en lo que queremos y al final, nos sentimos frustradas y cabreadas.

De hecho, creo que es crucial aprender e interiorizar la idea de dejar tiempo para ti todos los días. Para relajarte, soñar, no hacer nada o ilusionarte con nuevos planes e ideas.

Coge papel y boli y vete apuntando aquellos ladrones que vayas localizando mientras vas leyendo mi lista, y no dejes de buscar ya la solución, que desde hoy mismo, vas a aplicar.

¡Es el momento de dedicar el tiempo a lo que realmente queremos! Porque para mí, mis horas, minutos y segundos son más que oro.

1 // Interrupciones: piensa que a nuestro cerebro le cuesta mucho volver a concentrarse en esa tarea una vez que nos distraen, así que es importante evitarlas. Algunos ejemplos de interrupciones podrían ser:

  • Teléfono: en cuanto te llaman (y sobre todo si se enrollan) pierdes el poder sobre tu tiempo. Yo desde hace algunos meses tengo mi móvil siempre en silencio (ojo, entiendo que no en todos los casos esto se puede aplicar). Lo consulto de vez en cuando y devuelvo la llamada cuando pueda. Para ello, tengo algunos momentos de parar y descansos que dedico a realizar todas las llamadas. Esto mismo sería equivalente para el Whatsapp, conéctate de vez en cuando y contesta cuando consideres.
  • Emails: cuando te centres en esa tarea hazla con toda tu alma, y deja el email de lado. Fíjate un par de horas para consultarlo y contestar. Y es que muchas veces el simple hecho de leerlo (aunque no contestemos), ¡nos hace perder una cantidad enorme de tiempo!
  • Compañeros: vienen a tu mesa y te preguntan algo, ¿súper típico verdad? No es fácil lidiar muchas veces con estas interrupciones. Como ideas se me ocurren planificar reuniones y tiempo para estar con ellos o decir amablemente, espera, lo vemos en un ratito.  :)

2 // Reuniones largas: tampoco es fácil luchar contra ellas ya que en muchos casos no dependen directamente de ti, pero siempre puedes hacer algo por acortarlas. Por ejemplo, intentar que tengan siempre una hora de finalización (puedes fijarlas siempre antes de comer, así seguro que acaban rapidito) o proponer que determinados días de la semana no pueda haber reuniones (así te aseguras que esos días vas a dedicarte a crear y no tanto a intercambiar ideas). También es interesante enviar antes un guión claro de los temas a tratar.

3 // No saber decir NO: ¡vamos! ¡Todas conmigo! No, no, no. ;) Eres libre de elegir los proyectos y planes que quieras en base a tu tiempo y a tus valores. NO te sientas mal si no puedes cumplir siempre con los deseos o los favores de los demás, y es que no siempre se puede.

4 // No tener claros los objetivos: el tiempo es limitado y no podemos hacerlo todo. Para delimitar las prioridades, lo primero y más importante está en tener muy claro los objetivos que queremos conseguir. De esta manera, sabremos si nuestras estrategias y tareas sirven para cumplir esos objetivos o no.

5 // Perfeccionismo innecesario: a todos nos gusta el trabajo bien hecho, pero a veces, si nos pasamos habremos perdido el tiempo para nada. La perfección no existe y en muchos casos, el que algo esté un poco mejor no se valora ni sirve de nada. Plantéate límites tú misma a la hora de corregir o repasar y da la bienvenida a los errores.

6 // No saber delegar: lady avellana, no todo lo puedes hacer tú. Aprender a delegar en condiciones, confiando de verdad en tu equipo o compañeros, te quitará un buen peso de tu mochila y además conseguirás que determinadas tareas se hagan mejor (¡tú no puedes conocerlo todo!).

7 // No tener orden: tirarte media mañana buscando un documento en el ordenador o un papel en el despacho no tiene mucho sentido. Si este es tu punto débil te animo a que dediques un par de días a esta limpieza y reorganización, clasifica todo bajo una lógica y etiqueta por carpetas todos los papeles.

¿Cuál es tu principal ladrón del tiempo? ¿Vas a buscar una solución desde hoy mismo? :)

Imágenes: Estudio Avellana

Tu comentario no saldrá automáticamente. :) Tardo un poquito en aprobarlos, ¡gracias por comentar!

14 Comentarios

  1. Creo que encontré los mios… Oye me gusta como escribes, me sirven muchos tus consejos y estoy empezando a cambiar gracias a ellos.

    Muchos saludos…

    Responder
    • Hola Britney, mil gracias por comentar y por tus bonitas palabras :) Me alegra mucho poder ayudarte,
      ¡Animo para enfrentar a esos ladronzuelos!
      Un abrazo.

      Responder
  2. Totalmente de acuerdo, en mi caso mi ladronzuelo es el primer a partado y no planificar mis tareas. Tengo tanto tiempo q al final no hago nada.? Gracias por tus posts

    Responder
    • Hola Margarita, muchas gracias por comentar :)
      Venga ánimo con esas interrupciones, ¡piensa que tú puedes controlarlas!
      Y para planificar, ya sabes que por aquí me tienes si necesitas ayuda
      Un abrazo!

      Responder
  3. Genial el post!!Muchas gracias

    Responder
    • Muchas gracias Nuria!! Un abrazo bien fuerte :)

      Responder
  4. Ya leí el post cuando me llegó y tomé nota jejej me gustó mucho la verdad, porque muchas veces decimos «no tengo tiempo» cuando en realidad sí lo tienes y muchas veces pierdes el tiempo, pero si no te fijas en ello, no le pones solución… Gracias!

    Responder
    • Hola Eva, ¡me alegra mucho que te haya servido!
      Ya me contarás si has conseguido finalmente controlar a esos ladronzuelos que todos tenemos… ;)
      Un abrazo.

      Responder
  5. Que razón tienes en cuanto al orden. Pierdo un montón de tiempo buscando papeles y archivo que están «por ahí «. Hace poco que he descubierto tu blog y me encanta. Un saludo ?????

    Responder
    • ¡Hola Carmen! Muchas gracias por tus bonitas palabras :)
      Ánimo con esa organización! Intenta dedicar un día a tener todo a punto y organizado y verás como comienzas a ahorrar tiempo. Un abrazo.

      Responder
  6. Hola Sara,
    Primero de todo felicitarte por tu blog, es absolutamente maravilloso.
    Llevo un par de días rebuscando entre tus post y son geniales, tienes un increïble habilidad para ver dónde están los problemas y dar una solución fácil, y todo ello de forma muy amena, me encanta, aquí tienes otra fan a partir de ahora, voy a poner en marcha tus consejos que buena falta me hacen.
    Un beso,
    Carmen

    Responder
    • Hola Carmen,
      Muchísimas gracias por tus bonitas palabras, eres un encanto :) ¡Me has alegrado el día!
      Si necesitas cualquier cosita ya sabes, no dudes en escribirme.
      Un abrazo.

      Responder
  7. Hola, llevo años viviendo en caos y por fin me has motivado a decidirme ya y organizarme. Me encanta como escribes, parece que estamos frente a frente conversando de forma amena. Saludos y lo haces estupendamente . Dios te bendiga.

    Responder
    • Hola Eli, ¡gracias por comentar! ¡Y por tus bonitas palabras! :-D
      Qué alegría que te guste lo que escribo, ojalá comiences una nueva «etapa organizativa» y cualquier cosita, por aquí estamos.
      Un abrazo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.