Los objetivos semanales
6 marzo, 2019 |

¡Hello! Sé que a muchas de vosotras os interesa el tema de los objetivos, cómo fijarlos y de qué manera centrarnos así en lo que realmente hay que hacer. Así que hoy, y gracias a la inspiración de una buena amiga, quería hablarte de los objetivos semanales.

Eso sí, lo reconozco, a mí a día de hoy no me funcionan. Y quizás por ello nunca he hablado de ellos aunque sepa que hay mucha gente que los utiliza. Pero eso no significa que no me puedan parecer interesantes, ¡de hecho bien utilizados pueden ser una gran idea! La clave para mí es probar y ver, rápidamente, si cuadra dentro de tu “engranaje”, de tus piezas a la hora de organizarte o si por el contrario, solo hace «meter más ruido» y complicación a tu vida.

Porque cuidado, a veces podemos “pecar” de eso. ¡Y yo soy lo primera te lo aseguro! Está bien conocer todas las herramientas e ideas que tenemos a nuestra disposición pero creo que siempre con el fin de probar, ver qué te funciona por tu etapa vital o por tu carácter y descartarlo si fuera necesario.

En los siguientes puntos te cuento un poquito en qué consisten y te animo a que la semana que viene, cuando planifiques tu semana, ¡pruebes! Total, no tienes nada que perder. ;)

1 / ¿En qué consisten?

La idea es plantear un objetivo o varios cada semana en el momento de la revisión semanal. Así, antes de pararte a planificar tus bloques de tareas, proyectos o temas que tengas que hacer, decidir primero los objetivos de la semana siguiente.

Puede ser uno solo, aquello que quieres conseguir sí o sí esa semana porque sepas que es prioridad o quizás puedas establecer uno por cada área de tu vida o para algunas de ellas (de esta idea ya te hablé en alguna ocasión y aparece en el libro First Thing First de Stephen R. Covey).

Es decir, quizás esta semana a nivel profesional mi objetivo sea terminar de redactar 5 artículos, a nivel del hogar quiero quitarme todas las tareas mensuales de la casa y a nivel personal terminar de diseñar las invitaciones de mi boda. Por ponerte un ejemplo. O a lo mejor, tienes que hacer un montón de trámites burocráticos y te puedas plantear tener como objetivo conseguir terminar dos esta semana. Es una manera interesante de no descuidar ningún asunto de nuestra vida. :-D ¡Qué los objetivos no tienen por qué ser solo para temas de trabajo!

2/ ¿Cómo te recomiendo que sean?

Lo primero que te animaría es que fueran SMART (en este artículo te explico qué significa esto). Es decir, creo que es interesante acostumbrarse a escribir y elegir los objetivos de manera correcta, ¡qué no vale establecerlos de cualquier manera!

Es importante que estén siempre por escrito, esto les dará mucha más fuerza. Primero porque las cosas se olvidan y si les ves todos los días probablemente te centrarás más en ello y no te iras por las ramas (focus, una palabra tan de moda últimamente). Y segundo porque creo que lo escrito… ¡va a misa! Yo por lo menos si tengo una tarea apuntada parece que me la tomo más en serio. ;)

Además te deben motivar, deben ser realistas, saber que los puedes conseguir y que te entusiasmen de alguna manera.

También creo que hay que diferenciarlos muy bien respecto a esos objetivos anuales o a más largo plazo. Estos son más directos, «terrenales» y mucho más relacionados con las acciones a hacer en tu día a día. De hecho, después de escribirlos, hay que plantearse (of course, que solos no se van a cumplir mi lady): ¿Qué tareas, acciones o actividades tengo que hacer para conseguirlos?

3 / Ideas de formatos

Como siempre no podía acabar mi post sin ideas concretas papeleras para incluir esto en tu planificación. Sino éste no sería un post avellanero ni cuki, ni tan ilusionante al menos. ¡Allá van las ideas!

  • Un post-it. Pequeñito en tu vista semanal donde apuntes ese gran objetivo o por áreas. Además, si tu semana no la ves entera de un solo vistazo lo puedes pegar en cada día para verlo. Así los leerás diariamente antes de ponerte al lío.
  • Con una tarjetita y un clip o en un apartado que tú misma dibujes si tienes bullet journal®  y lo pintes de colores, añadas dibujos…
  • Arriba del todo, escritos bien bonitos (un toquecito de lettering nunca viene mal) y subrayados en otro color.
  • Podrías escribir al lado el beneficio que conseguirás. Esta idea puede ser interesante, quizás en formato tablita o con una flecha. Como por ejemplo, objetivo: mandar a imprimir las invitaciones de boda, beneficio: ¡por fin me sentiré liberada y podré empezar a avanzar en otras tareas!

Al final creo que además de ayudarnos a ponernos en movimiento, a ir consiguiendo lo que queremos, siento que el simple hecho de ir cumpliendo mini-objetivos… ¡nos hace sentir mejor! Sube nuestra autoestima (o yo al menos lo siento así), tenemos más ganas de crecer, de mejorar, de retarnos. También me gusta la idea de revisarlos al final de la semana, reflexionar y aprender, ¡tanto si los has cumplido como si no!

Bueno avellanuca, ¿te animas a probar? ¿Ya lo sueles hacer? ^^

Imágenes: Haute Stock

¡NUEVO CURSO!

¿Te gustaría aprender la herramienta con la que me organizo?

2 Comentarios

  1. Bon dia!

    Yo tengo objetivos semanales des de enero del 2018 y continuo con ellos porque en el curso de organización vi que sí me funcionan y voy mejor con ellos.

    Tengo 3 objetivos semanales dependiendo del mes:
    – Project Life: hago el álbum fotográfico la primera semana entera del mes. Con esto consigo llevarlo al día y no eternizarlo.
    – Limpieza estacional: la tengo puesta en la semana en la que cambiamos de estación, únicamente esa semana.
    – Limpieza anual: el mes que toca una limpieza anual también le asigno una semana, dependiendo del resto.

    Organización y planificación a tope!!!!

    Responder
    • Hola Isabel, ¡muchas gracias por comentar!
      ¡Muy bueno! Me encanta, qué organizadita :-D
      Un abrazo fuerte,

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.