Ofrecer sin recibir nada a cambio
15 septiembre, 2015 |

Hoy necesitaba un post de reflexión, breve, pero transformador. Quizás a ti también te sirva o quizás ya lo hayas pensado. Y es que ayer, volvió sin querer esta idea a mi cabeza.

Hace un par de años leí el libro Feel the fear and do it anyway (Siente el miedo y hazlo de todos modos) de Susan Jeffers. Te lo recomiendo. En él hablaba de un concepto que apliqué durante un tiempo y realmente me hizo más feliz, me limpió el alma, me sentí diferente. La idea es dar, ofrecer todo lo mejor de ti sin esperar recibir nada a cambio.

Esta reflexión de la autora me pareció brillante, nunca me lo había planteado. Era un adiós a los pensamientos tóxicos y a la sensación de enfado y resentimiento. Era un bienvenido al amor de verdad, incondicional, al de verdad. No hay nada más auténtico que dar y ofrecer tu ayuda, tener detalles con la gente que te importa sin esperar recibir nada. Ni en ese momento, ni en el futuro.

Inconscientemente pensamos en un «intercambio». Y créeme, no es un tema de altruismo (que también), se trata de sentirse mejor, de ser más feliz. Encuentras un momento de paz maravilloso.

Pruébalo, probablemente te liberará. Te espero por aquí y lo charlamos ;)

REGALO

¿Has descargado ya tus imprimibles del trimestre? :)

6 Comentarios

  1. Hola!

    La verdad es que si que te sientes bien cuando haces algo por alguien desinteresadamente, lo malo es lo más habitual es que nos dejemos llevar por el odio o el orgullo, sin darnos cuenta. Así que voy a intentar tener una semana de «dar a los demás» :)

    Un saludo

    Responder
  2. Hola Lucia, mi gracias por comentar!
    Totalmente, nos dejamos llevar por el rencor e inconscientemente pensamos que se nos debe «algo».
    Es como que si los adultos no hubiéramos aprendido a ser generosos sin más,

    Ya me contarás si te sientes mejor, yo he vuelto otra vez a intentarlo. Al primer pensamiento tóxico lo intento eliminar! :)

    Un abrazo.

    Responder
  3. Hola Sara, estoy de acuerdo con la reflexión. Creo que muchas veces no es que demos para recibir, pero si que esperamos de la gente que den abiertamente igual que lo hacemos nosotros. Yo también he pasado por este proceso así que te entiendo, es liberador cuando aprender a que no tiene por que haber un intercambio equitativo, lo asumes y deja de importarte :) ¡Un abrazo!

    Responder
    • Anda, me alegra que te haya pasado lo mismo! :-D Ya no me siento tan rarita jaja,
      Muchas gracias por comentar!! Un abrazo!

      Responder
  4. Creo que es una hermosa idea. Si das con la esperanza de recibir algo, podrías llevarte una decepción, pero si sólo lo haces por el gusto de hacerlo, ya te llevaste tu recompensa con la mera acción. Y si además de eso, obtienes algo a cambio, será como un regalo inesperado. Me gusta tu reflexión. Me vienen a la mente un par de ideas para ponerlas en práctica de manera inmediata :)

    Responder
    • Hola Mónica,
      Muchas gracias por tu comentario! Me alegra mucho que te haya servido la reflexión :) Quizás ahora lo difícil sea ponerlo en práctica, a mi tantas veces se me olvida…
      Un abrazo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.