Paz mental para días caóticos
12 marzo, 2021 |

¡Hola mis chicas! ¿Cómo estáis? Esta semana vengo con una idea sobre la que estuve reflexionando durante uno de mis paseos diarios. :)

Y es que creo que hay días que no hay por dónde cogerlos. Se vuelven caóticos por algún imprevisto, por algo que al final tardamos más en hacer, una tarde «perdida» por lo que sea o incluso porque no nos encontramos muy allá o no tenemos la energía lo suficientemente alta. Esos días puede que sintamos un cierto desorden, la sensación de que hay algo importante que no estamos haciendo o de que no tenemos muy claro por dónde seguir.

Para estos días ya tengo mis trucos, tres concretamente haciendo un poco de análisis, que he querido contarte de manera resumida en este post por si consiguen inspirarte. Para mí, tener «paz mental» a pesar del caos exterior o de los imprevistos lo describiría como esa sensación de vale, todo en orden, todo está bien, «controlado». :)

1 / Tener un cuadro resumen: no sé muy bien qué nombre ponerle a esto, quizá «cuadro de mandos», «cuadro integral», vistas de conjunto… hay mil maneras de tener algo de este estilo pero la idea es que de un solo vistazo consigamos saber el estado de nuestros proyectos más importantes en marcha. ¿Todo en orden con las entregas? ¿Hay alguna urgencia? ¿Hay algo que no puedo posponer hoy aunque ande baja de energía?

Creo que es algo muy útil la verdad tanto si tenéis varios proyectos personales y/o profesionales en marcha que se quieran tener siempre en «el radar» como a la hora de trabajar con varios clientes por ejemplo.

2 / La revisión diaria: con esto soy bastante «estricta» la verdad y me da la sensación de hecho de que si no lo reviso ese día no estoy del todo tranquila. Tengo un checklist en Trello con varios puntos que revisar y saber que en un momentito sé que todo está en orden. Aquí me refiero más que a proyectos en sí a tareas o rutinas habituales como echar un vistazo a los emails, a las bandejas de entrada, a las notas del día…

3 / Tener unos mínimos: es decir, para que os hagáis una idea, serían aquellas actividades que aunque ese día me encuentre regulinchi intento no saltármelas. Un ejemplo típico: ¡regar las plantas! Tengo que hacerlo para que se mantengan vivas. :) O saber que me quedo tranquila si dedico un par de horas a un determinado proyecto. Así, tengo algunos mínimos en mi cabeza, de los que soy consciente que son casi se podría decir tareas obligatorias.

Así escrito la verdad que parece mucho pero en realidad si tenemos un buen «engranaje» y unas rutinas fuertes cogidas tampoco es para tanto. Yo no tardo más de un minuto en mirar mi visión de conjunto de los temas en marcha y no más de cinco a la hora de hacer la revisión diaria (sin gestionarla o solucionando solo lo super importante).

Ay mis ladies, a mí la verdad que este proceso me da bastante paz y una cierta sensación de control, de que lo prioritario e importante está vigilado, hecho o planificado.

Y esto me he dado cuenta de que me sirve para sentir mucha menos carga mental, más tranquilidad, ¡e incluso dejar mucho más hueco a la creatividad! Y quizá, esa sea la clave al final de una buena organización, ¿no? ^^

¡Os leo en los comentarios! ¿Hacéis algo parecido? ¿O soy la única friki que hace esto? jaja

Imagen: Estudio Avellana (son algunos de los imprimibles impresos que venían con el EXTRA de marzo)

TIENDA

Descubre todas mis guías y cursos para aprender a organizarte

7 Comentarios

  1. ¡Hola Sara! Hace mucho tiempo que te leo pero no comentaba, así que aprovecho este ratito de viernes de calma.

    Lo que comentas de tener de forma visual el progreso de los proyectos se utiliza mucho en campos como la programación, donde se trabaja en equipo y por objetivos, mi marido de hecho es programador y me ha enseñado muchísimo acerca de cómo gestionar proyectos y sobre todo, como gestionar tu propia vida personal.

    A mi me gusta tener mis cuadernos para controlar que cumplo con mis objetivos, de hecho, antes de finalizar el terrible 2020 tuve una lesión que me hizo estar 3 semanas enclaustrada, fue espantoso así que me prometí que en enero empezaría un cambio en mi vida. Pues todo esto viene porqué en un cuaderno, apunto los objetivos del mes y de la semana, cada domingo me siento tranquilamente a analizar cómo fue la semana, incluso reservo una hoja para anotaciones por si he tenido algún problema o algo positivo como un logro. Ese mismo día escribo los objetivos para la semana siguiente, que si los lees, son casi siempre los mismos, pero así es como he logrado hacer de ello un hábito y ya llevo 8 kg perdidos, con la ayuda de una nutricionista que me ha devuelto la alegría y me ha dado mucha energía, además de poder sacar adelante los estudios.
    Ah! y el otro cuaderno, como tuve la lesión y he tenido que empezar de cero a entrenar, pues para ir observando mi progreso haciendo ejercicio físico.

    Así que como lees, aquí otra tracker lover jajajaja antes de conocer a mi marido no hacía estas cosas, gran parte me lo enseñó él y todo lo que he ido aprendiendo en tu blog, y la verdad, no cambio por nada del mundo el ir controlando estas cositas, que después del susto del 2020 no tenemos el cuerpo para más cosas negativas.

    En fin, te deseo un feliz finde y que siga este buen tiempo!

    Un abrazo enorme

    Responder
    • ¡Hola Eva María! Wow, mil gracias por tu comentario, me ha encantado. :)
      Estoy de acuerdo contigo, a mí me compensa también tener un cierto control de los asuntos, ¡me da mucha paz!
      Yo soy más de revisar la semana los viernes (intento el domingo no mirar ni la agenda jaja).
      ¡Te mando un abrazo y ojalá te recuperes prontito de la lesión!

      Responder
  2. Gracias Sara por cada contenido super lindo que me llega de esta página, lo disfruto de verdad, tu forma de escribir me gusta y conecto con ella, no recuerdo la forma en que nos encontramos pero agradezco a Dios por esa oportunidad, lo estas haciendo muy bien de verdad muchas gracias, desde Venezuela un saludo caluroso.

    Responder
    • Hola Marcia, ayyy, ¡muchas gracias por tus bonitas palabras! :)
      Me alegra que te gusten mis recursos,
      Un abrazo.

      Responder
  3. Hola Sara,
    Uso un tracker de proyectos parecidos para llevar mis proyectos de diseño de interiores. Los proyectos van por fases así que en todo momento, sé por qué fase voy. Y para más detalles, cada proyecto tiene sus propio planning que seguramente conoces (el diagrama de Gantt) que es muy útil cuando hay deadlines.
    Lo de la revisión diaria, es un punto que no hago, lo intenté pero me costaba demasiado. Lo pasé a la revisión semanal, la hago el viernes por la tarde o el fin de semana y como tú tengo un checklist (en Asana) cuyo último punto es «celebrar». Un abrazo,

    Responder
    • Hola Anna, ¡mil gracias por comentar por aquí! Sí, lo conozco, yo suelo utilizar ese tipo de diagramas para la estrategia anual del negocio, es verdad que son super útiles.
      ¡Muy buen punto! Ser consciente de los avances es tan importante… :)
      Un abrazo.

      Responder
  4. Hola Sara, que bien me ha venido este post.

    Es que soy docente y el año pasado en el periodo de virtualidad yo no estuve trabajando por licencia maternal, y ahora en este nuevo año lectivo, acá en el Sur se ha vuelto a la virtualidad y yo re perdida. Paso todo el día trabajando, y es que aún no sé limitar, ni priorizar, ni que me funciona.
    Y ni hablar de mis peques, de casi cinco años y casi uno!!!

    Por ahora lo único que he decidido es que para esta etapa vuelvo al papel como agenda. Necesito algo que me traiga los pies a la tierra entre tanta compu…

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

¡Bienvenida a mi pequeño rincón sobre organización y gestión del tiempo!

 

 

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.