Simplificar antes de Organizar
22 junio, 2018 |

¡Hola mis avellanas! Hoy traigo un tema que tenía ganas de tratar un poquito más en profundidad. Ya os hablé en otro post sobre “el arte de simplificar” y de algunas preguntas que nos podríamos hacer para conseguir una vida más sencilla. En esta ocasión, quiero ir un poquito más allá, y que planteemos algunas acciones concretas que podríamos hacer desde hoy mismo.

En mi opinión, creo que antes de ponernos a tratar de organizar todo, planificar cada proyecto, delimitar horarios etc. la primera tarea (después de reflexionar un poquito sobre lo que queremos en la vida) se basa en simplificar, en elegir, en priorizar.

Es como si estuviéramos ante una habitación llena de trastos y basurita que ya no queremos y nos ponemos directamente a organizarla antes de tirar lo que no hace falta. Probablemente la habitación seguiría dándonos la misma impresión de caos.

Y al pasar directamente a organizar sin hacer una reflexión previa sobre aquello que queremos simplificar al final creamos listas que son “monstruos” (y en muchos casos sin sentido). Agendas tan apretadas que no nos dejamos huecos vacíos. Obligaciones, obligaciones y más obligaciones.

Por otro lado, al limpiar y simplificar tareas y objetos, esto seguramente nos aporte una sensación de paz mental, de quietud y de ligereza estupenda. Fíjate bien, observa con conciencia cada tarea que haces o cada objeto que tienes, ¿en ocasiones nos estamos complicando la vida nosotras mismas? ^^ ¡Yo por lo menos tengo esa sensación bastante a menudo!

Así que hoy te propongo un ejercicio, a ver si podría ayudarte en este primer paso:

1/ Coge papel y boli y haz varias columnas con las áreas de tu vida que decidas. Podría ser trabajo, hogar, vida social etc.

2/ Analiza tus actividades principales en cada una de estas áreas. Por ejemplo, en el caso del trabajo, podrías escribir un día típico (consultar email, llamar a fulanito etc.) o detectar las tareas a las que estás dedicando más tiempo. Si fuera el hogar, podría ser analizar tus rutinas, qué te está llevando más tiempo limpiar u ordenar, qué tipo de objetos, qué habitaciones. O en el caso de la vida social, a qué eventos has ido últimamente, algún compromiso que se repita a menudo etc.

3/ Luego marca de manera diferenciada: qué podrías eliminar, delegar o simplificar. O directamente está bien así y no haga falta hacer nada. Por ejemplo, quizás te hayas dado cuenta que consultas demasiado a menudo el email y esto te quita mucho tiempo (podrías simplificar esta tarea y revisarlo menos veces o darte de baja de algunos correos que ya no te interesen). O a lo mejor esos objetos pequeñitos de decoración de tu salón te complican la existencia cuando tienes que limpiar y puedes decidir regalarlos o cambiarlos de sitio (bueno o a lo mejor te encantan y te compensa que sigan allí, en eso ya no me meto :-).

4/ ¡Actúa! Quizás no haga falta llevar a cabo todos los cambios a la vez, pero sí los puedes ir introduciendo poquito a poco. Por ejemplo, este mes me voy a dedicar a tirar o reorganizar aquellas cositas de mi hogar que me entorpecen mi tarea de limpieza. O quizás en otro mes, cuando revise el trimestre de mi negocio, voy a aprovechar a automatizar procesos, correos o bajar la frecuencia de algunas tareas poco importantes.  O a lo mejor, voy a dedicar esta semana a observar y simplificar mis mañanas, por ejemplo utilizando siempre el mismo bolso, llevando menos cosas, dejando la ropa ya elegida etc.

Ojo, la idea para mí, no es cortar por cortar tareas o actividades o dejar de hacer favores, simplemente ser selectivos con nuestra energía (que no es eterna e infinita), ¡y quedarnos con aquello que realmente nos mueva! ¡Y que realmente aporte! Replantearnos que porque sea una rutina que llevemos haciendo toda la vida (o parece que todo el mundo lo haga) no significa que siga teniendo sentido o cuadre con nosotras a día de hoy. ^^

Cuéntame avellana, ¿tienes esa sensación de que nos complicamos la vida? ¿Qué es lo primero que te gustaría analizar?

Imágenes: Haute Stock

REGALO

¿Has descargado ya tus imprimibles del trimestre? :)

8 Comentarios

  1. sincronía. El fin de semana pasado pensé en el tiempo que pierdo limpiando chucherías, que es tiempo de recambio y ¡simplificar! gracias

    Responder
    • Hola Alicia,
      ¡Muchas gracias por comentar! Me alegra que hayamos pensado igual ;) Las avellanas últimamente tenemos mucha sincronía jeje
      ¡A simplificar entonces! Un abrazo.

      Responder
  2. Mi casa,mi orden…ay…me traen de cabeza…yo estoy en proceso de eliminación…cosas innecesarias,meter menos cosas en casa…quiero tener mi pequeño espacio propio cuqui…mis limitaciones: trabajo, niño de año y medio y mi pareja( yo esto lo voy a guardar que me.puede hacer falta xa…y nunca más se supo)…ay…orden, simplificar…

    Responder
    • Hola Noemi, ¡mil gracias por comentar!
      Creo que es complicado simplificar, requiere tiempo y fuerza de voluntad, pero poquito a poco viene bien hacer jornadas de este tipo :) A todos nos pasa, ¡todos guardamos cosas por si acaso e innecesarias!
      Un abrazo.

      Responder
  3. Justamente…simplificar y simplificar…tienes toda la razón!! nos complicamos tanto a veces, Me encanta la idea con lo de las columnas y lis lápices de colores diferentes, lo pondré en práctica hoy mismo. Mil gracias! un abrazo y que tengas una semana estupenda

    Responder
    • Hola Natalia, ¡muchas gracias por comentar! :)
      ¡Ya me contarás si te ha servido! Te mando muchos ánimos y energía en el proceso de simplificar,
      Un abrazo fuerte.

      Responder
  4. Buenas yo esa sensacion de simplificar y de organizacion solo me da en aquellos momentos en los que estoy muy agobiada y necesito ver espacio huecos libres …. xo cuando me da por organizar y reubicar y simplificar hasta mi marido se sorprende ya que, como dice el:” cuando pasa el remolino, no dejo nada a mi paso”.
    Siempre es bueno hacer cosas que realmente te relajan y que disfrutas haciendolas, y aunque creamos que no hay forma d sacar un ratito para nosotras puedo aseguraros, que siempre por muy negro podemos hacernos la vida mucho mas facil y aprovechar cada minuto.

    Responder
    • Hola Vero, la verdad es que normalmente estos momentos de necesidad de simplificar vienen en momentos de crisis.
      jaja, me ha encantado lo del remolino :)
      Totalmente de acuerdo Vero, ¡siempre hay que sacar huequitos para nosotras! ;)
      Un abrazo fuerte y gracias por comentar por aquí.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.