Slow Life
19 diciembre, 2019 |

Hace unos meses pude leer el libro “Elogio de la lentitud” de Carl Honoré en el que explica el llamado «Movimiento slow». En su momento, fue como un soplo de aire fresco después de meses llenos de tareas, ritmo frenético y responsabilidades de todo tipo. Lo leí justo durante el descanso que necesité darme durante este verano y me encantó.

Porque no sabía que había tanta gente en el planeta que aboga por este movimiento. Y me sentí muy identificada con el concepto, con gran parte de sus ideas. Quizás, porque en el fondo, aunque muchas veces no me es fácil, me gusta hacer las cosas despacio, con calma. A veces siento que es mi ritmo natural.

slow life que es

Y no, no se trata de ser una tortuguita y hacer todo despacio, el movimiento más bien aboga por tratar de hacer las cosas en su tiempo justo, el tiempo que necesitan, ni más ni menos (aunque eso suponga una auténtica revolución y a veces me sienta como un bicho raro).

Siento, cada vez más, que hacer las cosas con calma me sirve para hacerlas mejor, saborearlas, disfrutarlas. Porque el trabajo bien hecho requiere tiempo, porque no necesito hacerlo todo, ni comprar a todas horas, ni hacer todos los planes del mundo ni lanzar veinte cursos a la vez. Poco a poco, he dejado de tener tanta prisa por hacerlo todo.

Y es que creo que el primer paso para organizarnos ante «el caos de la vida en general» es quitarnos temas que nos pesan, dejar de apretar la agenda, dejar de llenarla porque sí (sin pensar antes cuáles son nuestras prioridades reales y no las del vecino :P) y si realmente es “tan urgente” hacer esto o aquello. Si en la agenda no cabe ni un segundo para respirar y surge un imprevisto es probable que el día “se desmorone”.

slow life definicion

Últimamente, intento no centrarme en más de dos proyectos personales a la vez y en cuanto al trabajo intento respetar más mi tiempo libre y mi energía. Y si me pillo con prisa, intento parar un momento y preguntarme, «ey, ¿pero esto necesito hacerlo tan rápido, es necesario realmente tenerlo para hoy mismo sin falta?”

También estoy tratando de dejar de decir la manida frase: “Estoy muy liada, no tengo tiempo de nada”. Y busco cada vez más mis momentos de parar y reflexionar por escrito, y es que solucionar problemas de manera pausada, con papel y boli, me hace tomar mejores decisiones en general.

Me fascina intentar conseguir esta bajada de ritmo en algunos aspectos de mi vida (lo que no significa que me guste hacer algunas actividades a buen ritmo y sentir esa energía de hacer cosas). Pero quizás, como dice el dicho popular, para muchos temas, las prisas nunca fueron buenas.

¿Qué opináis sobre todo esto? ¿Me recomendáis algún otro libro, asociación, blog… relacionado con este tema? ¡Gracias mis avellanucas! ^^

Imágenes: Estudio Avellana

CURSOS

Tengo varios ebooks sobre organización, ¿te apetece descubrirlos? ^^

Tu comentario no saldrá automáticamente. :) Tardo un poquito en aprobarlos y suelo contestarlos una vez a la semana, ¡gracias por comentar!

30 Comentarios

  1. ¡Ay, Sara!
    ¿Me lees el pensamiento? Cada vez que te leo estoy asintiendo con la cabeza 😂
    No conocía el libro que has escrito, así que gracias por la recomendación.
    Yo tuve una experiencia así con “How to be idle” de Tom Hodgkinson.

    Responder
    • Hola Miyuki,
      jajaja, ¡vaya dos estamos hechas! :)
      Me apunto tu recomendación también, ¡gracias!
      Un abrazo.

      Responder
  2. aNTE TODO AGRADEZCO EL POST Y LA REFLEXION QUE ME HAS DEJADO…. EN ESTE MOMENTO ME SIENTO ASI…. PORQUE EL TIEMPO ME PASA VOLANDO Y SIENTO QUE NO HAGO NADA POR MI NI POR MIS SUEÑOS…. ESTE AÑO CIERRO CON POCAS COSAS CONCRETADAS…. PERO SE QUE DEBO ORGANIZARME Y SABER PRIORIOZAR…. GRACIAS … ESTE TEMA ME PARECE SUPER NECESARIO E INTERESANTE

    Responder
    • Hola Joselin,
      ¡Gracias por tu comentario!
      Me alegra que te haya gustado el post, te mando mucha energía para el nuevo año,
      Un abrazo.

      Responder
  3. Creo que el mas mas extendido hoy en día es el notengotiempismo y el correquetecorre…pero debemos para y hacer las cosas sin tanta prisa, por que esa prisa nos la autoimponemos a veces. ¿Cuantas veces estamos con un proyecto y nos salta un mail en el banner solicitandonos algo y nos ponemos corriendo a contestar y nos autoagobiamos?

    Yo he incorporando a mi vida la regla del 3: solo tres cosas principales en el día que deba hacer. Así, es relativamente fácil cumplirlo y todo lo que consiga de más, bienvenido sea!!

    Responder
    • Hola Nuria, ¡gracias por tu comentario! Puf total, esa es la tendencia la verdad.
      Yo ya tengo por norma visitar el correo ciertos momentos al día pero no tengo ya notificaciones de ningún tipo. :)
      Anda, me ha encantado tu regla, ¡quizás pruebe!
      ¡Un saludo!

      Responder
  4. Hola!!! yo empecé a aplicarlo hace casi dos años y me va estupendamente, cada vez que me dicen «es urgente» yo me digo, tiene que esperarse, porque no es de vida o muerte….
    Me planifico las semanas y me da tiempo a todo (trabajo, mi hijo, casa, voy a clases de pintura, clases de piano y…. hago yoga en casa 3 veces a la semana en los ratos que me va viniendo bien), pero sobre todo, disfruto de la familia y amigos, comidas, salir a andar etc…
    No hay que estresarse, hay que organizarse, y lo que no se pueda hacer hoy, pues se hará mañana.
    Besos a tod@s

    Responder
    • Hola María, ¡gracias por comentar!
      Eso es, me parece clave detectar las urgencias reales y no dejarnos llevar (¡a mí eso me cuesta una barbaridad!).
      Me encanta, «lo que no se pueda hacer hoy, se hará mañana» :)
      ¡Un abrazo!

      Responder
  5. Me ha gustado mucho tu reflexión, es necesario tomar tiempo y cierta perspectiva para analizar y poder ejecutar las tareas de manera más óptima

    Responder
    • Hola Antonio, ¡muchas gracias por comentar! Me alegra que te haya gustado :)
      ¡Un saludo!

      Responder
  6. ¡Hola Sara! Me ha encantado tu post, de verdad que es un tema para reflexionar y organizarse. Tu reflexión me llega en el tiempo justo, porque precisamente ya había asimilado ese proceso que estamos viviendo, en el que todo «debe’ o se te «obliga» a que sea tan rápido.

    No necesariamente me ocurría con mi organización personal del día a día, si no también desde el proceso de la carrera universitaria, hasta llegar al punto de la gran frustración. Hoy por hoy, comprendí que el tiempo justo llegará para hacer las cosas y a su vez, concretarlas y que lo más importante es disfrutar de esos procesos. Como bien me dice mi abuelita «Sin prisa pero sin pausa.»

    Todo tiene su momento y su lugar. Saludos desde mi querida Venezuela.

    Responder
    • Hola María José, ¡muchas gracias por comentar!
      Estoy de acuerdo contigo, en qué importante es, disfrutar también del proceso. Los objetivos y conseguir cosas es importante también, claro, pero para mí el proceso lo es «todo». :)
      ¡Un saludo!

      Responder
  7. Genial Sara, parece algo de sentido común pero cuántas veces se nos olvida. Me gusta mucho leer los comentarios todos me aportan algo. Voy a comenzar a prepararme unas oposiciones y me tengo que mentalizar de no tomármelo todo muy a la carrera para llegar al final de la meta en buenas condiciones físicas y mentales. Me compré el curso de Sara «encuentra tu método perfecto para organizarte y me va a ayudar también en este nueva etapa de mi vida.

    Responder
    • Hola Sagra, ¡muchas gracias por tu comentario!
      Gracias por recomendar mi curso :) Y claro, al final cuidarnos y estar bien física y mentalmente, ¡es fundamental! Yo lo llamo «cuidar mi energía», aunque es fácil que se nos olvide…
      Un abrazo fuerte y te mando mucha energía con tus oposiciones.

      Responder
  8. No puedo estar más de acuerdo contigo. He estado durante años intentando abarcar muchos proyectos a la vez. Me decía a mi misma que si iba avanzando un poco en todos ellos al final me alegraría. Se me juntó esta idea con las ganas de hacer una nueva carrera universitaria, la cual requería bastante tiempo y trabajo. He pasado mucho tiempo frustrada intentando hacerlo todo, y aunque la mayoría de las cosas han salido adelante, reconozco que al final he perdido la magia de disfrutar de los procesos. Me apasionaba leer blogs y libros de organización (así es como llegué a Estudio Avellana!!), pero mi objetivo era conseguir hacer TODO. Hacer más cosas en menos tiempo.
    Eso tuvo la consecuencia de que un día tuve que parar. Me sentía quemada, agotada y frustrada. Decidí aparcar todos los proyectos y centrarme en terminar mi carrera. Lo conseguí. Y ahora, que tengo un poco de más tiempo, estoy dando cabida poco a poco a lo demás, pero sin tanta autoexigencia. Con mis descansos, disfrutando del proceso y avanzando despacio, pero mejor.

    Responder
    • ¡Hola! :)
      Me ha gustado mucho tu comentario, yo he sido así toda mi vida, intentando abarcar mucho, intentando ir muy rápido con todo.
      Al final, me he dado cuenta que avanzo mucho mejor y disfrutando, si voy a un proyecto cada vez, o un par a lo sumo (y así, no tengo esa sensación de tener mil proyectos abiertos por acabar), ¡y me está funcionando! Uno, detrás de otro.
      Un abrazo.

      Responder
  9. ¡Hola Sara!
    Justo a tiempo!! Ya consegui el libro y me gusta mucho! El ritmo de la vida año tras año es mas vertiginoso y venía sintiendo que lo que hacia nunca era suficiente, aunque todo lo que hago me gusta.. Sera cuestión de priorizar y disfrutar la vida llevándola con un poco mas de calma, mental sobre todo.
    Felicidades en estas fiestas y gracias por compartirnos cosas tan lindas en tu blog!! ♥

    Responder
    • Hola Gaby, ¡muchas gracias por comentar!
      Total, qué frase, «nunca es suficiente». ¿Quizás por ahí venga esa necesidad de hacer tantas cosas a la vez? :)
      Te deseo también unas fiestas preciosas, ¡un abrazo fuerte!

      Responder
  10. Hola Sara !
    Primera vez que te escribo , lo primero Gracias gracias por tu tiempo y espacios para “ dar “ .
    Mi vida es correr , y es horrible . Corro para dejar a los niños al cole , para llegar a mi trabajo y para llegar a mis clientes , corro por tener organizada mi casa , por acomodar a mi hijos y hasta por ir al baño , horrible .
    Para este nuevo año prometo que en mi vida haya mas “slow”, lo intento pero mi día a día es complicado .
    Gracias porque me ayudas a parara y pensar que es lo mejor para mi vida .
    Un fuerte abrazo

    Responder
    • Hola Mia, ¡gracias por tu comentario!
      Me alegra un montón que mis contenidos te ayuden un poquito a «parar». Voy a intentar escribir más sobre esto, para intentar que todas «corramos» menos. :)
      Un abrazo fuerte.

      Responder
  11. creo que es momento de promover cada vez mas este movimiento, la vida se nos va en listas de tareas por hacer y super cronogramas de entregas de trabajo. Casi no se disfuta el dia a dia, tomar un cafe con calma, llamar a un amigo que no vemos desde hace mucho, cuidar nuestro jardin o simplemente jugar con nuestros hijos.
    Las supe agendas nos ayudan a no perder el horizonte pero no creo que deban ser el centro de nuestras vidas. Ayudar a difundir la desaceleracion del ritmo diarionos dara una sociedad de pesonas mas consientes de su tiempo y el valor que tiene.
    Saludos desde Venezuela

    Responder
    • Hola Luisana, ¡gracias por tu comentario! :)
      Estoy totalmente de acuerdo contigo, voy a intentar promoverlo más desde mi pequeño espacio, también creo que es importante.
      Un abrazo fuerte.

      Responder
  12. Me parece una idea genial, ya me he comprado el libro ahora tendré que buscar el tiempo para leerlo hay que cambiar ese ritmo frenético al que a veces nos empujan las circustancias y vivir los momentos, gracias por el post, es una reflexión genial.
    Un abrazo y Feliz Navidad

    Responder
    • Hola Carmen, ¡gracias por comentar! Ya me contarás qué tal, ¡a ver si te gusta! :)
      Un abrazo.

      Responder
  13. Justo acabo de terminar de leer el mismo libro…. me ha abierto los ojos en muchas cosas, ahora el reto para mi, llevarlo a la práctica 😁😁😁

    Responder
    • Anda, ¡qué casualidad! Igual me pasa a mí, ¡lo difícil es la práctica! Pero bueno, poquito a poquito :) Un abrazo.

      Responder
  14. Hola!!!
    La verdad es que la vida va demasiado rápido y no «tenemos» tiempo para nada…. intentare conseguir el libro para ver si es fácil o no llevarlo a la practica; pero, creo que mucho de este ritmo frenético nos lo propone la sociedad que no nos deja tener ni un minuto «libre» todo tiene que estar completo y sin no dejar nada a la imaginación…

    Responder
    • Hola Veronica,
      Totalmente de acuerdo… creo que al final es un poco ir «a contracorriente» y no es nada fácil. Pero bueno, yo poco a poco intento añadir gestos con los que bajar un poco la velocidad, ¡aunque sean pequeños!
      ¡Un saludo!

      Responder
  15. Sara me encanto este post estoy totalmente de acuerdo con hacer las cosas con calma y en el justo momento

    Responder
    • Hola Aixa, ¡muchas gracias! Me alegra que te haya gustado el post :)
      Un abrazo.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.