Sobre el valor del tiempo
4 septiembre, 2018 |

En una de estas reflexiones avellaneras pensé que en general nos cuesta detectar el valor de nuestro tiempo o como determinadas actividades o “cosas” nos quitan minutos y minutos de nuestras vidas. Casi, sin darnos cuenta.

Quizás sea más fácil verlo a nivel monetario, es como más directo. Por ejemplo, si me ofrecen una tarjeta de crédito que si la utilizo mucho me regalan un par de sartenes, se ve claramente el premio. Pero muchas veces, no es tan claro ver a costa de qué.

Imagínate que a cambio de esa tarjeta de crédito me piden que vaya un par de veces a la oficina a completar mis datos y tengo que hacer varias compras al mes obligatoriamente (lo que implica tiempo en acordarme, en planificarme, ¡una pequeña «complicación» más!).

Lo mismo pasa cuando hay una ganga en no sé qué sitio super lejos y no es tan fácil ver que la gasolina nos vale más cara que el descuento en sí. O simplemente el valor del tiempo que se tarda en ir hasta allí. O analizar el trabajo que nos puede dar comprar determinados objetos, sus horas y dinero de mantenimiento.

Con esto, obviamente, no digo que se diga que no a todo o que no se compre nada, sino que me parece interesante cuando tomamos una decisión tener en cuenta todo en su conjunto. No solo el valor económico, sino el tiempo que nos va a suponer, el esfuerzo, el “engorro”, la paz mental, incluso el coste medioambiental… Y si en ese momento sentimos que sí nos compensa, ¡pues adelante!

Como decía en una de mis publicaciones en Instagram, “mi paz mental no tiene precio”. Cada vez la doy más valor. Y es que si algo implica un “run run” en mi cabeza o «complicarme en exceso» la vida, me lo pienso dos, tres y hasta diez veces.

Cuéntame pequeña, ¿qué opinas sobre esta mini-reflexión mañanera? ;)

Imagen: Haute Stock

REGALO

¿Has descargado ya tus imprimibles del trimestre? :)

12 Comentarios

  1. Querida Avellana, has dado en el.clavo y desde luego, como la Paz Mental no hay nada (ni dos sartenes antiadherentes) y tambien tengo que decir que a veces aprendes a base de picar y despues ver el.engorro que implica para poder decir «De esta fritanga sartenil no bebere»

    Firmado: La que antes era carne de canhon para estas cosas.

    Perdon por la falta de tildes y la «nh»…algo desconfigure en mi telefono.

    Saludos y Buen Dia

    Responder
    • Hola María, jajaja me ha encantado tu comentario,
      Efectivamente, creo que llegar a esta conclusión es a base de prueba y error, de picar, de muchas horas «perdidas» :-D
      Un abrazo,

      Responder
  2. ¡Hola!
    He amado esta reflexión, porque no puede ser más cierta. Muchas veces olvidamos el valor de nuestro tiempo y de nuestra paz mental, y entramos en espirales que sólo nos provocan un estrés innecesario. A veces lo realmente valioso es dedicarnos un tiempo a nosotros, a descansar, tomar un buen té/café y hacer algo que nos apasione. Creo que la ansiedad es, en realidad, el mejor indicativo del que disponemos para saber cuándo nos estamos descuidando en este aspecto.

    Un besito avellanero ♥

    Responder
    • Hola Sofía, ¡muchas gracias por comentar! Me alegra que te haya gustado el post,
      Sí, yo también lo creo. Cuando llega la ansiedad es que algo «va mal» y muchas veces simplificar en este sentido viene de fábula ;)
      Un abrazo bien grande!

      Responder
  3. Hola!!
    Estoy completamente de acuerdo con vosotras!!.
    Mi premisa vital es tener paz mental en todos los ámbitos ,ante todo la conciencia tranquila.
    Me gustaría incluir a esta reflexion la parte en la que son los demás los que tienen en cuenta el precio y valor de nuestro tiempo y esfuerzo.
    Cuando sólo miran q lo suyo salga,cumplir su jornada sin ver cuanto más debes hacer tú para sacarlo.
    Parezco dolida…….. si!!
    Pero no lo tomeis a mal…he conseguido bloquear ese sentimiento para obtener mi paz mental!!!

    Gracias. Besos

    Responder
    • Hola Sandra,
      ¡Mil gracias por comentar!
      jiji me alegra que ya hayas conseguido bloquear esa energía negativa :)
      ¡Arriba esa paz mental!
      Un abrazo.

      Responder
  4. Me pequeña avellana, le diste en el clavo!!! Conforme pasa el tiempo, valoro mucho más mi paz y tranquilidad mental y emocional, la verdad es que la vida es tan corta que no puedes andar desperdiciando tu tiempo, tu dinero ni tus emociones en cosas negativas, al contrario, hay que disfrutar y disfrutarte xq solo así puedes contagiar a los demás ^^

    Responder
    • Hola Elizabeth, ¡gracias por comentar avellana! :-D
      ¡Eso es! Aprovechar el tiempo todo lo posible con lo bonito, con lo que merece la pena,
      Un abrazo.

      Responder
  5. Hola Avellana Muy cierto y gracias x recordarme con esta reflexión en seguir preservando en vivir cada momento alrededor de lo que me paz y valorando ese tiempo que Dios nos da cada dia con tantas bendiciones para poder recibir y compartir.
    Lindo dia

    Responder
    • Hola Ad,
      ¡Gracias por comentar! :)
      Un abrazo fuerte,

      Responder
  6. “Mi paz mental no tiene precio”
    Está como para enmarcarla y tenerla siempre a la vista para no olvidarlo <3
    Gracias por tu reflexión mi querida Sara.

    Responder
    • Hola Stephanie, ¡gracias por comentar!
      Totalmente… yo esta frase la tengo grabada, y la digo demasiado a menudo ^^
      Un abrazo fuerte,

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.