Se nos ha olvidado soñar

Se nos ha olvidado soñar

Recuerdo que de niña soñaba mucho. Me encantaba soñar despierta. Era capaz de imaginar que pasarían cosas maravillosas. Era tan real que a veces dudaba si había llegado a pasar. Y en ocasiones, si lo soñaba con mucha fuerza y lo visualizaba con toda mi energía, se...