20 cosas que he aprendido trabajando en casa
4 mayo, 2020 |

¡Hola mis ladies! Lo primero de todo espero que todas estéis bien y como siempre os mando un abrazo bien grande desde aquí. Hoy quería hablar un poquito del teletrabajo (quizás sea un tema muy trillado, pero bueno sentía que tenía que tratarlo de alguna manera) e intentar así ayudar un poquito a aquellas que estáis trabajando desde casa.

Llevo cuatro años haciéndolo de manera exclusiva (y de manera intermitente desde hace muchos más) y una ya va aprendiendo como hacerlo cada vez mejor :). Todavía sigo fallando en algunos puntos, claro, una no es perfecta ni super disciplinada siempre, y sí, también trabajo en pijama muchos días. Pero bueno, sí que he podido sacar algunas conclusiones de lo que a mí personalmente me ha ido funcionando mejor a la hora de trabajar en casa.

Y «funcionado» me refiero a ser más productiva, avanzar en lo importante, concentrarme mejor y en cierta manera disfrutar de las tareas todo lo que se pueda. ^^

Así que nada, ¡allá voy con estas 20 cositas que he ido aprendiendo por el camino! Espero que os inspiren (aunque sea, un poquito).

1/ Intento hacer descansos de verdad. A veces, no siempre, también lo reconozco. Mis momentos de despejarme del ordenador solían ser aquellos que utilizaba para poner la lavadora, limpiar, ventilar etc. Y bueno, es algo que me da la oportunidad de «hacer muchas cosas» en poco tiempo pero que me he dado cuenta de que al final, si todos los descansos se transforman en tareas del hogar, acabo exhausta y enfadada al final del día. Así que, poner alguna lavadora de aquí para allá vale, pero intento que existan también descansos «verdaderos» en los que haya algo de movimiento (estiramientos…), alejarme de todo aparato tecnológico y relajar la mente. ^^

2/ Ya no mezclo tanto todo (un poco hilado con el punto anterior). Es decir, he sido consciente de que en ciertos momentos tenía un batiburrillo de tareas personales y profesionales a lo largo del día que ya no sabía cuándo estaba trabajando o cuando haciendo temas más personales. Además, al cortar demasiado a menudo durante las horas del trabajo luego hacía que me costara mucho retomar la concentración. Así que cada vez más intento (no siempre lo consigo) separar de manera más clara las tareas profesionales de las personales.

3/ Cada vez estoy más convencida de que el trabajo desde casa requiere disciplina y responsabilidad propia. Hacer bien el trabajo y sus horas aunque nadie nos «esté mirando» y ponerse aunque no nos apetezca ese día, aunque ese tema sea aburrido o nos genere algo de miedo. Muchas veces, el caso es sentarse, ponerse al lío y listo. :P

4/ Pero, sí que es verdad, que siento que se puede hacer algo más «fluido» el trabajo (siempre lo he intentado) para disfrutarlo todo lo que pueda. Para ello, tengo la regla de hacer lo más retador a primera hora de la mañana. Y si algo es especialmente tedioso intento hacer más «disfrutón» el momento. ^^ Música de fondo, papelería, subrayadores…

5/ Otra cosita que me he dado cuenta de que me funciona y ahora estoy aplicando bastante, es la técnica Pomodoro para hacer bloques de tiempo de trabajo. Sobre todo para retirar los ojos del ordenador ahora que tenemos que estar en casa, hacer descansos efectivos y decirme a mí misma… ¡en estos 20 minutos lo voy a dar todo! Es como que en ese espacio de tiempo pongo toda mi concentración en eso que estoy haciendo sin distracciones.

6/ Me alegra arreglarme (aunque no siempre lo cumplo). Cuando me veo guapa, hasta me doy algo de maquillaje, no sé, el día parece diferente. Estar en pijama todo el día a mí personalmente me baja el ánimo.

7/ Trabajo mucho mejor cuando no descuido el resto de aspectos saludables (digámoslo así). Es decir, es fácil dejarse llevar por el estrés a veces y comer mal, ir cada dos por tres a la nevera, dormir poco… Bueno, esto para mí ya es fundamental desde hace años y es que si no me cuido no hago un buen trabajo, así que es importante respetar mi salud lo primero de todo. Ah… y tener un frutero a la vista para merendar fruta y no chocolate. :P

8/ Me sirve tener un sitio fijo para trabajar. Es decir, no me sienta bien llevarme el portátil a la cama, mezclando el momento trabajo con el lugar de descanso. Lo que mejor me ha funcionado (aunque es verdad, que entiendo que no todo el mundo puede, eso es cierto) es tener un lugar lo más aparte posible de mi «vida personal» para dedicarme a estas tareas laborales.

9/ Ponerme una hora de cierre. :) Entiendo que puede haber excepciones, que no en todos los trabajos se puede, pero bueno en mi caso sí que intento ponerme una hora para terminar (a no ser que esté mega concentrada y decida seguir con la tarea con la que estoy). En ese momento apago el ordenador, intento (esto es lo que más me cuesta…) no meterme en el móvil y tratar de cambiar totalmente de actividad. Quizás ponerse una alarmita pueda funcionar. ^^

10/ En cierta manera, y después de estos años, también estoy (todavía) aprendiendo a respetar más mi trabajo. Muchas veces parece que por trabajar uno en casa o ser autónomo hay «vía libre» para estar disponible siempre y tener toda la flexibilidad del mundo. De esta manera, intento tener la mentalidad de que tengo un jefe encima de mí, de que tengo entregas, de que mi tiempo es importante. Así que una llamada a las 11 de la mañana de una amiga y romper así mi concentración ya no está en mis planes. :) Ese momento pasaría a la tarde, como si trabajara por cuenta ajena. De hecho, ya lo he contado en más ocasiones, si estoy muy concentrada en algo y realmente no espero ninguna llamada urgente, puedo dejar el móvil en el cajón durante bastante tiempo en silencio.

11/ Me alegra rodearme de belleza. Puede que parezca banal o «simple» que a una le guste tener cositas «cukis» alrededor mientras trabaja (o hace cualquier cosa en realidad), pero a mí la belleza me ayuda. Puede ser un simple lápiz con el que me sienta feliz escribiendo, un ramo de flores secas o una gomita de borrar que me haga gracia, da igual, me ayuda a trabajar más alegre. :)

12/ Me parece super cómodo tener tres objetos a mano a los que ya me he acostumbrado a la hora de trabajar (aplicable en realidad también a cuando se vuelva a la oficina, of course). Estos serían: la agenda a un lado, con espacio para dejarla abierta si es necesario, un bloque de hojitas para hacer esquemas, garabatos o coger notas si hablo con alguien y una carpeta como bandeja de entrada para papeleo a revisar.

13/ Eso sí, reconozco que me ayuda despejar de vez en cuando los objetos de la mesa. Tener pocos y ordenados aporta una cierta organización a mi mente. Así que sí, podría decir que soy de las que defienden que un espacio ordenado favorece una mente ordenada. :)

14/ Para mí últimamente es clave, y así también levantarme animada en cierta manera, saber exactamente qué voy a hacer nada más levantarme. Es mi momento de mayor concentración, así que es importante saberlo. Y bueno, en general, trato de saber también el día de antes en qué me enfocaré al día siguiente, como si fuera un mini proyecto, algo acotado y concreto, ¡algo que hacer con todo el mimo y energía! Y oye si surgen imprevistos y urgencias pues ya las iremos lidiando, ya se ira replanificando si hace falta, pero al menos me gusta tener claro a qué me voy a intentar dedicar.

15/ También me funciona muy bien, como ya sabéis, crearme bloques de tiempo por tipo de actividad para no picotear de aquí para allá y ser más eficiente. En el ámbito del trabajo me funciona muy bien ya que no es lo mismo la concentración que necesito para escribir, que para crear un curso, hacer cuentas o publicar algo en Instagram. Mi energía, creatividad, valor y atención no son iguales, así que planifico en función de eso. :)

16/ En ocasiones me funciona ponerme musiquita. Eso sí, muy de fondo, en inglés (para no cantar las canciones jeje) y normalmente tranquilas (me encanta la música y bailar así que si oigo algo muy animado seguramente me apetezca marcha y poco trabajar jaja). Además, también me funciona a veces elegir un tipo de música siempre igual según el tipo de tarea, es como que me lleva a ese lugar, me facilita el «focus» en ello. Y de tele, nada de nada (tampoco la veo apenas en mi tiempo de descanso en realidad) ya que a mí personalmente me distraería.

17/ Suelo terminar el día con un mejor «sabor de boca» (y menos «hartanza» acumulada) cuando hablo con alguien. Aunque yo no tengo compis de trabajo sí que intento hablar con alguien por teléfono y charlar un poquito. De hecho, reconozco que una de las cosas que más echo de menos de trabajar en una oficina es ese momento de cafecito y marujeo que te despejaba un poco la cabeza. :) Si tienes compañeros a distancia, quizás podáis también replicar un poco eso, incluso añadir conversaciones más relajadas que no sean de trabajo que también son necesarias a veces. ^^

18/ He aprendido a entender el lenguaje digital. Me explico… creo (y a mí personalmente me ha pasado) que a veces podemos malinterpretar un mensaje escrito (tanto en email, aplicaciones, whatsapps…) de alguien, entendiendo un tono diferente o haciendo nuestras propias interpretaciones. Yo qué sé, del tipo, ay no me ha puesto un emoji así que seguro que está enfadado… Por eso creo que para determinadas conversaciones soy más partidaria de un audio o de una llamada por teléfono o incluso hacer una videoconferencia. O poner un corazoncito a tiempo para relajar la frase. :)

19/ Los rituales y las rutinas alrededor del momento de trabajo (y bueno, en la vida en general) me hacen sentir bien. Tener siempre la misma hora para levantarme y acostarme, ese ritual de preparar el cafecito y que el aroma inunde toda la casa, echarme un poco de colonia de bebé al comenzar la jornada, ventilar siempre la casa a la misma hora… me anclan, me aportan familiaridad, me gustan. :)

20/ Y finalmente, para mí ha sido importante estos últimos meses detectar y conocer muy bien aquellas tareas que me rellenan de energía. Para algunos podrá ser admirar sus cuentas inspiradoras y favoritas en Instagram, para otros leer un trocito de libro, para otros bailar, dibujar, cocinar algo… Y es que muchas veces yo creo (dependiendo de cada circunstancia obviamente, quizás con niños no sea así), que trabajar desde casa da una concentración extra y se puede llegar a trabajar bastante más y más a tope también. Y yo siento que toda esa energía que ponemos ahí hay que compensarla también, hay que «recargarla» de otras tareas que elijamos previamente que sabemos que nos funcionan. :)

Y esto es todo mis avellana bonitas, ¡espero que os haya dado alguna idea! ^^

Imágenes: Haute Stock

CURSOS

Tengo varios ebooks sobre organización, ¿te apetece descubrirlos? ^^

Tu comentario no saldrá automáticamente. :) Tardo un poquito en aprobarlos y suelo contestarlos una vez a la semana, ¡gracias por comentar!

26 Comentarios

  1. ¡Hola, Sara!
    Debo reconocer que desde que te sigo mi espacio de trabajo ha cambiado bastante. Y es gracias a ti.
    Tengo un rincón precioso con mi agenda, mi ordenador, mis rotuladores y mis flores vintage que me encanta. Siempre tengo ganas de sentarme a trabajar. Empiezo por la agenda, reviso las novedades (correo electrónico) y luego me pongo al lio. Me he confeccionado una cortina dulce durante estos días de confinamiento y ahora la luz es suave. Alargando la mano tengo pequeños cajones con washi tape, aquarelas, papeles preciosos, libretas… Mi universo.
    Me sientan también bien los rituales (ventilar, ordenar un poquito, preparar elementos para cosas que van a suceder más tarde) aunque debo cambiar el acento de vez en cuando porque, si no, me resultan fatigosos. Suele ser más una «franja de tareas posibles» que una tarea concreta.
    El orden, realmente, es fundamental. Así parece que estrenas algo cada día. Y planificar el día antes es muy muy productivo, pero a veces el día anterior estoy poco inspirada, cansada o incluso un poco harta y no resulta posible. Entonces me siento a mi mesa a primera hora y intento concretar de manera rápida para aprovechar al máximo.
    De todos modos, creo que una cosa es el teletrabajo autónomo y otra muy diferente el teletrabajo de empresa. La clave es cómo se fijan los ritmos de trabajo, si te los defines tú o si vienen regidos por un equipo. A mi me pasa como a ti, que estoy solita y me lo guiso y me lo como a mi antojo. Esto requiere disciplina, grandes dosis de autoestima y mucha ilusión por tu trabajo. A mí me gusta separar las grandes tareas con llamadas, por ejemplo. Casi siempre sirven para iniciar nuevas lineas de trabajo.
    Bueno, siento el rollo! Me inspira leerte.
    ¡Una brazo muy fuerte!

    Responder
    • Hola Eva, mil gracias por escribirme, ¡y por tus palabras bonitas! Me alegra mucho leerte. :)
      Me ha encantado todo lo que has escrito, ¡muy inspirador!
      Un abrazo.

      Responder
  2. Yo llevo teletrabajando año y medio y vienen genial estos consejos, casi todos los cumplo pero no hay que olvidar el autocuidado, separar y me encanta lo de motiviarse con papelería bonita, a mi eso me da muy buen rollo y me motiva a seguir.

    Besitos.

    Responder
    • Hola Patricia, mil gracias. Totalmente, ¡es tan importante el autocuidado! Y la papelería siempre da un puntito de motivación extra. :)

      Responder
  3. Hola Sara! Gracias por tus ideas. Yo desde hace unos meses uso tus calendarios mensuales, los imprimo y anoto todo ahí. También las vistas semanales para organizar la semana. Desde hace un año aprox. ese es el método que me funciona, me sirven un montón. Cuando era más chica usaba agendas pero ahora siento que no me sirve, (no entiendo por qué). Por otro lado, la técnica pomodoro me ha cambiado la vida!! Me siento muy productiva, me ordena, y además me hace consciente del tiempo que destino a cada tarea. Registro casi todo jaja. De las ideas que expones, todavía me cuesta planificar el día anterior (lo logro pocas veces), todavía no logro establecer una rutina de sueño, y también intento todos los días hacer las actividades más importantes antes del mediodía. En fin, tengo días muy buenos y otros no tanto…la constancia es más dicícil de conseguir en mi caso… Gracias por brindar tus ideas y herramientas. Saludos desde Argentina!

    Responder
    • Hola Agostina, ¡gracias por comentar! Me alegra mucho que te sirvan mis imprimibles. Imagino que irá por épocas, a mí hay veces que la agenda me sirve y en otras temporadas simplemente funciono con un horario. :)
      Bueno, al final como nos pasa a todas, hay días buenos, regulares, y no tan buenos, pero también ahí está la gracia. :)
      Un abrazo.

      Responder
  4. Me encantaron estos consejos y que claros e inspiradores que son.

    Muchas gracias.

    Un fuerte abrazo.

    Responder
    • Mil gracias Sandra, un abrazo. :)

      Responder
  5. Me ha parecido súper completo y me encanta el tono tan agradable con el que lo explicas todo.
    A mi los “pomodoros” también me han ayudado muchísimo, pero no había ido nunca a la página oficial. Ha sido muy interesante leerla. ¡Muchas gracias!

    Responder
    • Hola Miyuki, ¡gracias por comentar! ^^
      ¡Sí! Su enfoque es super interesante y la verdad que funciona muy bien para ser más productiva. :)
      Un abrazo.

      Responder
  6. Genial, me encantó

    Responder
    • ¡Muchas gracias Gricel! :)

      Responder
  7. ¡Hola Sara!

    Como antigua autónoma y actual teletrabajadora, he visto muchos cambios en mí misma… Antes no era nada productiva, siempre estaba pensando en «ay, tengo que tender la lavadora», «ay, me llama X», y siempre con el escritorio tan lleno de cosas que atendía a todo menos a lo que tenía que hacer.
    Ahora, escritorio limpio y organizado: solo agenda y bolis. El móvil en silencio y boca abajo (para no ver la lucecita de las notificaciones).
    Comienzo la jornada revisando el email mientras desayuno, y anotando tareas. Así, una vez termino, ya me pongo al 100%. Cuando termino, reviso la agenda y hago las anotaciones pertinentes y, para cerrar y relajar, añado un poquito de arte al bullet journal.

    Muchos de los consejos que nos das en este post ya los cumplo, y de los que no ¡tomo nota!

    Un abrazo ;)

    Responder
    • ¡Hola Sara! jiji yo también escondo el móvil. Y bueno la lucecita de las notificaciones la quité hace un montón de tiempo… :)
      Me ha encantado lo de cerrar el día añadiendo algo de arte al bullet journal, me apunto tu idea.
      Un abrazo.

      Responder
  8. Excelentes tips para estos momentos en los que estamos confinados y estudiando desde casa. Muchas gracias por estar ahí para nosotras siempre. Un besito

    Responder
    • Hola Liliana,
      Me alegra mucho que te haya gustado. :) Gracias a ti por comentar.
      Un abrazo fuerte.

      Responder
  9. Me encanta tu blog, me «revive» en estos días tan difíciles por los, que estamos pasando. Te estoy muy agradecida que siempre saques tiempo para nosotras.

    Responder
    • Hola Vanessa, mil gracias por comentar. :)
      Me alegra muchísimo que te sirvan. ¡Te mando un abrazo fuerte!

      Responder
  10. Hola Sara! te sigo desde hace muuucho tiempo y todos los jueves recibo tu mail, aunque para ser sincera, no suelo leerlos hasta llegado el fin de semana. Siempre leo los comentarios y tus respuestas pero jamás se me cruzó por la cabeza que podía llegar a escribirte. Pero bueno, aquí estoy, es uno de los cambios que quizás se esté dando en mí, en esta etapa de transición que estamos atravesando.
    Bueno, el motivo por el que te escribo es para agradecerte por tus ideas de siempre y sobre todo éstas, ya que a mi si me está costando el cambio en lo que se refiere a mi producción laboral.
    Soy del grupo de personas que trabaja fuera de casa y en mucho lugares desde las 8 am hasta las 19 hs así que cuando estoy en mi casa soy feliz, siempre estoy encontrando cosas para hacer. Me la paso bomba! …. pero ahora que estoy confinada y tengo que hacer todo mi trabajo desde casa me resulta demasiado invasivo.
    Creo que todos estamos desbaratados con los tiempos y cuando se trabaja en equipo o para otros, como es mi caso, cuesta muchísimo delimitar los momentos personales de los laborales.
    Me gustaron y me sirven mucho tus tips, los voy a empezar a implementar (claro está, ajustándolo a mi realidad y mis posibilidades) y después te cuento como me fue.
    Una vez mas, gracias… gracias infinitas por estar! Besos virtuales

    Responder
    • Hola Mónica, ¡gracias por comentar! :)
      Me ha hecho mucha ilusión leer tu mensaje, muchas gracias de verdad.
      No es fácil, estoy de acuerdo contigo. De todas formas, si quieres charlamos por email e intento darte alguna idea extra más para separar tareas.
      Un abrazo y gracias a ti de nuevo por escribirme.

      Responder
  11. Muy buen post. Gracias

    Responder
    • Mil gracias Ofelia, ¡un abrazo!

      Responder
  12. Sí que estoy aprendiendo con esto del teletrabajo, y creo que soy igual o más eficiente que en la oficina, me gusta no tener que viajar (aunque no viajo mucho, debo esperar casi dos horas mi autobús), pero sí que me gustaría aportarle un poco más de comodidad e inspiración a mi espacio de trabajo (en mi habitación) el escritorio me queda chico, tendré que acomodarme, y también hacer esos pequeños «parones» para estirarme un poco.

    Responder
    • Hola Stephanie, ¡gracias por tu comentario!
      Claro, puedes intentar poner algún elemento de decoración que lo haga más tuyo. :) Y al menos para mí los descansos son fundamentales para recargar energía, ¡y mover el cuerpo! :) Un abrazo.

      Responder
  13. Hola, te cuento que fui madre por segunda vez hace dos meses y en menos de un mes vuelvo al trabajo, tengo el escritorio lleno de pañales y mediecitas perdidas, por lo que ya me hace falta ir entrando en ambiente ;)
    Así que ando por aquí volviendo a leer mis post avellaneros favoritos para motivarme.

    P/D: Me encanta como escribes, los temas de los que hablas y la estética de tus post. Espero te llegue mi cariño, saludos!

    Responder
    • Hola Beca, lo primero de todo, muchísimas gracias por tus bonitas palabras, ¡me ha llegado tu cariño! :) ¡Y enhorabuena!
      Ojalá algunos de los posts te sirvan para ir entrando «en ambiente» jeje.
      Un abrazo bien fuerte, ¡y a por ello!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.