Un toque de wabi-sabi
19 marzo, 2019 |

¡Hola mis pequeñas! Creo que ya os he hablado en alguna ocasión sobre el concepto de wabi-sabi. Y es que es un paradigma filosófico y estético japonés que me llamó la atención hace un tiempo. Hoy me apetecía contaros un poquito más sobre ello, por si os pudiera inspirar y ver de qué manera se podría aplicar a la organización avellanera.

Parece que no hay una definición única ni concreta sobre este concepto, pero si he querido recopilar dos ideas, que creo que os ayudará a entender lo que quiere transmitir:

El wabi sabi cultiva todo lo que es auténtico reconociendo tres sencillas realidades: nada dura, nada está completo y nada es perfecto. – Richard R. Powell

Procedente de la estética y filosofía zen japonesa, el wabi sabi consiste en apreciar la belleza de la imperfección, aceptar el valor de lo impermanente y cultivar la simplicidad. – Tomas Navarro

Y creo que podría aplicar este concepto a algunos comentarios que escribistéis el otro día en el post donde hablaba sobre renegociar tareas, y como, mi agenda no se parece, ni por asomo cuando termina la semana, a algo armónico, limpio y perfecto. Todo lo contrario, suele estar llena de tachones, de movimiento, de cambios.

Encuentro precioso en realidad encontrar belleza en esa imperfección, encontrar autenticidad, incluso buscar lo “no convencional». Porque al final, todo va evolucionando de alguna manera. Ese método para organizarnos que se adapta a nosotras, a nuestro crecimiento, los imprevistos que hacen que las semanas no sean nunca “perfectas” y que en ocasiones más vale el “hecho” que el “perfecto”. Pero sobre todo, tratar de no olvidarnos de dejar huecos en la agenda para lo realmente importante.

Quizás todo esto nos recuerde que, a veces, sería bueno aceptar aquello que no podemos cambiar, o que no está en nuestra mano, tal y como se presenta, porque la vida es imperfecta. O incluso, me gusta también pensar cómo aplicarlo a mis proyectos abiertos, sabiendo que están y seguirán en constante evolución en algunos casos, y eso también estará genial. Que en ocasiones, no hace falta dejarlo todo cerrado, perfectamente pensado y “rematado”.

Tengo ganas de leer algunos libros o ensayos relacionados con esta corriente, empaparme un poco más de esta filosofía y cómo aplicarla al tiempo, a las actividades, a los objetos… ;) ¿Alguna en la sala conocía esta corriente? ¿Me contáis más cositas? ¿Qué opináis? ^^

Imagen: Haute Stock

CURSOS

¿Has echado ya un vistazo a mi Escuela? :)

8 Comentarios

  1. Yo soy especialista en imperfecciones e inconclusos…he visto que la perfección trae más problemas que soluciones. Hago hasta donde puedo y disfruto de lo hecho, siempre hay tiempo para completar….si vieras mi agenda….pero es así porque hay vida….he leído sobre la vida slow y comparto mucho esta filosofía y ahora con tu post me pica la curiosidad de wasi sabi. Saludos

    Responder
    • Hola Ofelia, ¡gracias por comentar!
      A mí me pasa igual, cada vez me siento más afín a esa filosofía slow (aunque siento que no es nada fácil aplicarla por la sociedad en la que vivimos),
      Un abrazo fuerte, me ha encantado tu comentario :)

      Responder
  2. Hola!!! Me encantó, he sido perfeccionista y controladora toda mi vida, pero mi bebé de diez meses me pone va prueba! En dónde puedo encontrar de ésta filosofía???

    Responder
    • Hola Brenda, ¡gracias por comentar! Hay varios libros que hablan sobre el tema. Por ejemplo, si buscas wabi-sabi en Amazon te saldrán varios libros sobre ello.
      En cuanto yo me haga con alguno espero contaros algo mejor o recomendaros, ¡pero todavía no me ha dado tiempo a investigarlo en profundidad!
      Un abrazo.

      Responder
  3. Me encanto, me gusto mucho y es que uno pierde demasiada energia intentando que todo sea perfecto, que inconsiente nos vuelve menos productivas, al final no siempre el marco quedara 100% derecho, el cesto de la ropa siempre tendra algo de ropa, siempre habra un traste que lavar o una motita de polvo que quitar, y saber que no todo debe ser perfecto o en control es un respiro, en mi vida, hay sincronia, y es MA RA VI LLO SO!!
    ojala pudieras compartirnos mas!!! Besos Sara Avellanera!!

    Responder
    • Hola Nataly, ¡gracias por comentar! :-D
      Totalmente, yo soy una perfeccionista declarada, y en muchas ocasiones siento que no merece la pena buscar esa «perfección extrema».
      ¡Voy a seguir investigando y os cuento más!
      Un abrazo avellanero ;)

      Responder
  4. Además de bibliotecaria, soy muy imperfecta, yo también. Dos lecturas al respecto:
    Tanizaki, Junichiro.
    Wabi-Sabi : para artístas, diseñadores, poetas y filósofos / Leonard Koren ; [traducción castellana Margarita Kirchner].– 2ª ed. corregida.– Barcelona : Sd edicións, 2015.
    Miralles, Francesc.
    Wabi-Sabi : [una novela sobre la belleza de lo imperfecto y lo efímero] / Francesc Miralles.– Barcelona : Ediciones B, 2014.

    Responder
    • Hola María,
      Wow, ¡muchísimas gracias por tus sugerencias! Las apunto ya mismo :) Estoy deseando leer más sobre el tema,
      Un abrazo fuerte,

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Hola!

Soy Sara, ¡qué alegría verte por aquí! Estás en un blog repletito de ideas sobre organización y «chorraditas» varias que tanto nos gustan, ¡bienvenida a mi pequeño mundo!

Todos los contenidos de la web están protegidos por las normas nacionales e internacionales de propiedad intelectual e industrial, quedando todos los derechos reservados. No copies ni publiques mis textos, imágenes o cualquier otro contenido sin mi autorización.